English [en]   español [es]   français [fr]   Bahasa Indonesia [id]   Nederlands [nl]   polski [pl]   русский [ru]  

Gracias a vuestro apoyo, en 2015 la FSF cumple 30 años. En los próximos 30 años queremos hacer aun más para defender los derechos de los usuarios de ordenadores. Para avanzar en esa dirección, hemos fijado una recaudación de fondos sin precedentes: 525.000 dólares dentro del 31 de enero. Más información.

525k
28% (145k)
Cuenta conmigo

Esta es una traducción de la página original en inglés.

El movimiento del software libre y el proyecto UDI

El proyecto llamado UDI (Uniform Driver Interface) se propone definir una interfaz única entre los núcleos de los sistemas operativos y los controladores de dispositivos. ¿Qué es lo que debería hacer el movimiento del software libre con respecto a esta idea?

Si nos imaginamos un cierto número de desarrolladores de sistemas operativos y hardware, todos cooperando sobre una misma base, UDI (si fuera técnicamente posible) sería una muy buena idea. Nos permitiría desarrollar un único controlador para cualquier dispositivo de hardware y compartirlo entre todos. Posibilitaría un nivel más alto de cooperación.

Cuando aplicamos esa idea al mundo real, donde encontramos programadores de software libre que buscan cooperar y programadores de software privativo que buscan dominar, las consecuencias son muy diferentes. De ninguna manera el uso de UDI puede beneficiar al movimiento del software libre. Lo único que haría sería dividirnos y debilitarnos.

¿Cuáles serí­an las consecuencias si Linux soportara la interfaz UDI y comenzáramos a diseñar nuevos controladores para interactuar con Linux a través de ella?

Ante esta situación, no es de extrañar que Intel, que apoya el proyecto UDI, haya comenzado a «buscar ayuda para UDI en la comunidad Linux». ¿Cómo hace una compañía rica y egoísta para acercarse a una comunidad de gente que coopera? Pidiendo una limosna, por supuesto. Ellos no pierden nada con pedir, y nosotros, tomados por sorpresa, podríamos responder afirmativamente.

La cooperación con UDI no es imposible. No tenemos que demonizar el proyecto UDI, ni Intel, ni a nadie. Pero, antes de aceptar cualquier trato que nos propongan, debemos evaluarlo detenidamente para cerciorarnos de que sea ventajoso también para la comunidad del software libre y no solamente para los desarrolladores de sistemas privativos. En este asunto en particular, significa que tenemos que poner como condición que la eventual cooperación nos ayude a avanzar en el camino para alcanzar nuestro objetivo primordial en lo que se refiere a los núcleos y controladores: que todo el hardware importante soporte controladores libres.

Una manera de hacer que la cooperación resultase provechosa sería modificar el proyecto UDI. Eric Raymond ha propuesto que para cumplir con las normas UDI se establezca como requisito que los controladores sean software libre. Eso sería lo ideal, pero también existen otras alternativas que podrían funcionar. Podría funcionar el solo hecho de requerir que se publique el código fuente del controlador —en lugar de mantenerlo como secreto industrial— porque de esa manera, aunque el controlador no sería libre, al menos tendríamos acceso a la información que necesitamos para escribir uno libre.­

Intel también podrí­a hacer algo independientemente de UDI para ayudar a la comunidad del software libre a resolver este problema. Por ejemplo, podría haber algún tipo de certificación que los desarrolladores de hardware solicitan y en cuya concesión Intel juegue un papel importante. En ese caso Intel podría aceptar dificultar la obtención de la certificación en aquellos casos en que las especificaciones del hardware fueran secretas. Puede que no sea una solución perfecta, pero podría ayudar un poco.

La dificultad de cualquier acuerdo con Intel sobre el tema de UDI es que nosotros haríamos nuestra parte para Intel al principio, pero nuestra recompensa se vería dilacionada por un largo período. De hecho, estaríamos dando crédito a Intel. Pero, ¿continuará Intel a restituir el préstamo? Probablemente sí, si lo hacemos todo por escrito y no dejamos vías de escape; de otra manera, no podemos contar con ello. Las corporaciones son notoriamente poco fiables; puede que las personas con las que tratemos sean íntegras, pero podrían ser desautorizadas desde arriba, o reemplazadas en cualquier momento por otras. Incluso un Funcionario Ejecutivo Principal que posee la mayoría de las acciones puede ser sustituido como consecuencia de una compra total. Cuando se hace un trato con una corporación, siempre es aconsejable obtener un compromiso vinculante por escrito.

No es muy probable que Intel nos ofrezca un trato que nos proporcione lo que necesitamos. De hecho, UDI parece haber sido diseñado para que sea más fácil mantener las especificaciones en secreto.

Aún así, no hay ningún peligro en dejar la puerta abierta, siempre que tengamos cuidado de no dejar entrar a cualquiera.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba