English [en]   Deutsch [de]   español [es]   français [fr]   Bahasa Indonesia [id]   日本語 [ja]   한국어 [ko]   Nederlands [nl]   polski [pl]   русский [ru]  

Esta es una traducción de la página original en inglés.

La trampa del sistema de ventanas X

por Richard M. Stallman

¿Copyleft o no copyleft?. Esa es una de las mayores controversias en la comunidad de software libre. La idea del copyleft es que deberíamos combatir fuego con fuego, deberíamos usar los derechos de autor para asegurarnos que nuestro código permanezca libre. La licencia general pública de GNU (GPL de GNU) es un ejemplo de una licencia copyleft.

Algunos programadores de software libre prefieren la distribución sin copyleft. Las licencias sin copyleft, como las licencias XFree86 y BSD, están basadas en la idea de nunca decir no a nadie, ni siquiera a alguien que busca utilizar su trabajo como la base para restringir a otras personas. El licenciamiento sin copyleft no hace nada malo, pero pierde la oportunidad de proteger activamente nuestra libertad de cambiar y redistribuir software. Para eso, necesitamos el copyleft.

Durante muchos años, el X Consortium (Consorcio de X) fue el principal opositor del copyleft. Ejerció tanto persuasión moral como presión para desanimar a los desarrolladores de software libre que querían distribuir sus programas bajo copyleft. Utilizó persuasión moral sugiriendo que no es bueno decir no. Utilizó presión a través de su regla que impedía la inclusión de software bajo copyleft en la distribución de las X.

¿Por qué el X Consortium adoptó esta política? Tenía que ver con su definición del éxito. El X Consortium definió al éxito como popularidad, específicamente, lograr que compañías informáticas utilizaran el sistema de ventanas X. Está definición puso a las compañías informáticas en el asiento del conductor. Lo que quisieran, el Consorcio X tenía que ayudarles a obtenerlo.

Las compañías informáticas normalmente distribuyen software privativo. Querían que los desarrolladores de software libre donaran su trabajo para tal fin. Si lo hubiesen pedido directamente, la gente se habría reído. Pero el X Consortium, en su representación, podía presentar esta solicitud como una solicitud que no fuese egoísta. Decían «Únase a nosotros en la donación de nuestro trabajo a desarrolladores de software privativo», sugiriendo que esta es una noble forma de sacrificio personal. Decían, «Únase a nosotros para lograr la popularidad», sugiriendo que ni siquiera era un sacrificio.

Pero el auto sacrificio no es el problema: desechar la defensa que provee el copyleft, que protege la libertad de toda la comunidad, es sacrificar más que a usted mismo. Aquellos que aceptaron la solicitud del X Consortium confiaron el futuro de la comunidad a la buena voluntad del X Consortium.

Esta confianza fue mal depositada. En su último año, el X Consortium planeó restringir la publicación de la versión X11R6.4 de manera que no fuera software libre. Decidieron empezar a decir no, no solamente a desarrolladores de software privativo, sino también a nuestra comunidad.

Aquí hay una ironía. Si usted dijo sí cuando el X Consortium le pidió no utilizar copyleft, puso al X Consortium en una posición para licenciar y restringir su versión de su programa, junto al código del núcleo de X.

El X Consortium no continuó con este plan. En su lugar cerró y transfirió el desarrollo de X al Open Group, cuyo personal está conduciendo un plan similar. Para darles crédito, cuando les pedí liberar X11R6.4 bajo la GPL de GNU en paralelo con su licencia restrictiva planeada, estuvieron dispuestos a considerar la idea. (Estaban firmemente en contra de quedarse con los antiguos términos de distribución de X11.) Antes de decir sí o no a esta propuesta, ya había fallado por otra razón: el grupo XFree86 sigue la antigua política del X Consortium, y no aceptará software bajo copyleft.

En Septiembre de 1998, varios meses después de que X11R6.4 fuese liberado con términos de distribución que no eran libres, el Open Group cambió su decisión y lo liberó nuevamente bajo la misma licencia de software libre sin copyleft que fue utilizada para X11R6.3. De ese modo, el Open Group hizo al final lo que era correcto, pero esto no cambia la idea general.

Incluso si el X Consortium y el Open Group nunca hubieran planeado restringir X, alguien más lo podría haber hecho. El software sin copyleft es vulnerable en todas direcciones; le permite a cualquiera crear una importante versión que no sea libre, si invierte suficientes recursos para agregar características de mucha importancia utilizando código privativo. Los usuarios que eligen software basado en características técnicas, en lugar de libertad, fácilmente serían atraídos a la versión no libre por una conveniencia a corto plazo.

El Open Group y el X Consortium ya no pueden ejercer persuasión moral diciendo que está mal decir no. Esto hará más fácil decidir si hacer copyleft a su software relacionado con X.

Cuando usted trabaja en el núcleo de X, en programas como el servidor X, Xlib, y Xt, existe una razón práctica para no utilizar copyleft. El grupo XFree86 hace un trabajo importante para la comunidad al mantener estos programas, y el beneficio de hacer copyleft nuestros cambios sería menos que el daño hecho por una bifurcación en el desarrollo. Por lo tanto es mejor trabajar con el grupo XFree86 y no hacer que nuestros cambios a estos programas sean copyleft. De igual forma para utilidades como xset y xrdb, las cuales son cercanas al núcleo de X, no se necesitan mejoras notorias. Por lo menos sabemos que el grupo XFree86 tiene un compromiso firme de desarrollar estos programas como software libre.

La situación es distinta para programas fuera del núcleo de X: aplicaciones, administradores de ventanas, y bibliotecas adicionales y widgets. No hay razón para no hacerlas copyleft, y deberíamos hacerlas copyleft.

En caso de que alguien sienta la presión ejercida por el criterio de inclusión en las distribuciones de X, el proyecto GNU se encargará de publicar paquetes copyleft que funcionen con X. Si usted quisiera hacer algo copyleft, y le preocupa que su omisión en la distribución X impedirá su popularidad, pídanos ayuda, por favor.

Al mismo tiempo, es mejor si no sentimos mucha necesidad de obtener popularidad. Cuando un hombre de negocios lo tienta con «más popularidad», lo tratará de convencer que su uso de su programa es crucial para su éxito. ¡No le crea! Si su programa es bueno, de todos modos encontrará muchos usuarios; no necesita sentirse desesperado por cualquier usuario en particular, será más fuerte si no lo hace. Puede obtener un sentido de felicidad y libertad indescriptible al responder «Tómalo o déjalo, no me interesa». A menudo, el hombre de negocios aceptará el programa con copyleft, después de haberle puesto en evidencia.

Amigos, desarrolladores de software libre, no repitan un error. Si no hacemos nuestro software copyleft, ponemos su futuro a la merced de cualquiera equipado con más recursos que escrúpulos. Con el copyleft, podemos defender la libertad, no sólo para nosotros, sino para toda la comunidad.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba