English [en]   català [ca]   Česky [cs]   Deutsch [de]   español [es]   suomi [fi]   français [fr]   עברית [he]   hrvatski [hr]   Bahasa Indonesia [id]   Nederlands [nl]   polski [pl]   português do Brasil [pt-br]   русский [ru]   српски [sr]   தமிழ் [ta]   Türkçe [tr]   简体中文 [zh-cn]   繁體中文 [zh-tw]  

Gracias a vuestro apoyo, en 2015 la FSF cumple 30 años. En los próximos 30 años queremos hacer aun más para defender los derechos de los usuarios de ordenadores. Para avanzar en esa dirección, hemos fijado una recaudación de fondos sin precedentes: 525.000 dólares dentro del 31 de enero. Más información.

525k
29% (155k)
Cuenta conmigo

Esta es una traducción de la página original en inglés.

Por qué el software debe ser libre

por Richard Stallman

Introducción

La existencia de software plantea inevitablemente la cuestión sobre qué decisiones deberían tomarse respecto a su uso. Por ejemplo, supongamos que una persona que tiene una copia de un programa se encuentra con otra a quien le gustaría tener otra copia. Sabemos que es posible copiar el programa pero, ¿quién debe decidir si esto se lleva a cabo?: ¿las personas involucradas?, ¿o un tercero, llamado «propietario»?

Por lo general, los desarrolladores de software responden a estas preguntas basándose en el criterio de maximizar los beneficios del programador. El poder político del sector empresarial ha llevado al gobierno a adoptar el mismo criterio y la respuesta que proponen los desarrolladores: que el programa tiene un dueño, generalmente una empresa asociada a su desarrollo.

Me gustaría considerar esta cuestión adoptando un criterio diferente: la prosperidad y la libertad del público en general.

La respuesta no puede provenir de la ley vigente, la ley debería ajustarse a la ética, y no al revés. Tampoco la práctica actual resuelve esta cuestión, aunque puede sugerir algunas respuestas posibles. La única manera de juzgar es observar quién se beneficia y quién se perjudica si se reconoce que el software tiene propietarios, por qué y en qué medida. En otras palabras, deberíamos realizar un análisis del tipo costo-beneficio en nombre de la sociedad como un todo, teniendo en cuenta tanto la libertad individual como la producción de bienes materiales.

En este ensayo describiré los efectos provocados por el reconocimiento de propietarios y mostraré que los resultados son perjudiciales. Mi conclusión es que los programadores tenemos que animar a otros a compartir, redistribuir, estudiar y mejorar el software que escribimos; en otras palabras, escribir software «libre».(1)

Cómo justifican su poder los propietarios

Aquellos que se benefician del sistema actual, en el que los programas son concebidos como objetos de propiedad, esgrimen dos argumentos en favor de su derecho de ser propietarios de los programas: el argumento emocional y el económico.

El argumento emocional es del tipo: «Pongo mi sudor, mi corazón, mi alma en este programa. Yo lo hice, ¡es mío

Este argumento no resiste un análisis serio. El sentimiento de apego puede ser cultivado por los programadores cuando les convenga, pero no es inevitable. Considérese, por ejemplo, cuán deseosos firman y ceden sus derechos sobre el programa a una gran empresa a cambio de un salario; misteriosamente el apego emocional se desvanece. Por el contrario, considérense a los grandes artistas y artesanos de la época medieval, que ni siquiera firmaban sus trabajos. Para ellos, el nombre del artista no era importante. Lo que importaba era que el trabajo se había hecho, y el propósito al que servía. Esta visión prevaleció durante cientos de años.

El argumento económico es del tipo: «Quiero ser rico (normalmente expresado de manera poco precisa como “de algo tengo que vivir”), y si no dejas que me enriquezca programando, entonces no programaré. Todo el mundo es como yo, de manera que nadie programará jamás. ¡Y te encontrarás con que no tienes programas!”. Esta amenaza suele venir disfrazada como un amigable y sabio consejo.

Explicaré más tarde por qué esta amenaza es completamente absurda. En primer lugar, me gustaría presentar una hipótesis implícita que está mucho más presente en otra formulación del mismo argumento.

Esta formulación comienza comparando la utilidad social de un programa privativo con la utilidad que se derivaría de no tenerlo, y entonces concluye que el software privativo es en general beneficioso, y que debería ser promovido. La falacia reside aquí en comparar solamente dos posibilidades: software privativo versus ausencia de software, y suponer que no existen otras posibilidades.

En un sistema en el que imperan los derechos de autor, el desarrollo de software se encuentra generalmente vinculado a la existencia de un dueño que controla su uso. Mientras exista este vínculo, nos enfrentamos continuamente a la elección entre software privativo o nada. Sin embargo, este vínculo no es inherente ni tampoco inevitable; es más bien consecuencia de una decisión política social y legal específica que aquí estamos cuestionando: la decisión de que el software tenga propietarios. Formular la elección entre software privativo y ausencia de software es una petición de principio.

El argumento en contra de la propiedad del software

La pregunta que se nos plantea es, «¿debería el software estar vinculado a la existencia de dueños para, de esa manera, restringir su uso?»

Para resolver este problema, tenemos que evaluar el efecto en la sociedad de cada una las dos opciones independientemente una de otra: el efecto de desarrollar software (sin considerar los términos de distribución) y el efecto de restringir su uso (suponiendo que el software ya haya sido desarrollado). Si una de estas opciones es beneficiosa y la otra es perjudicial, deberíamos deshacer el vínculo y utilizar solo aquella que resulta beneficiosa.

En otras palabras, si restringir la distribución de un programa ya desarrollado es perjudicial para la sociedad en su conjunto, un programador con conciencia ética rechazará esta opción.

Para determinar el efecto de restringir el derecho de compartir, tenemos que comparar los beneficios para la sociedad de un programa restringido (por ejemplo, un programa privativo) con los que ofrece ese mismo programa pero libre. Esto significa comparar dos mundos posibles.

Este análisis también tiene en cuenta un contraargumento usado en ciertas ocasiones, el cual dice que «los beneficios que se proporcionan al prójimo al darle una copia de un programa se cancelan por el perjuicio provocado al propietario». Este contraargumento presupone que el perjuicio y el beneficio son de igual magnitud. El análisis implica la comparación de ambas magnitudes y demuestra que el beneficio es mucho mayor que el perjuicio.

Para clarificar este argumento, vamos a aplicarlo a otro ámbito: la construcción de carreteras.

La financiación para construir todas las carreteras podría provenir de peajes. Como consecuencia nos encontraríamos puntos de peaje en cada esquina. Un sistema de este tipo generaría incentivos a la hora de mejorar las carreteras. También tendría la virtud de obligar a los usuarios de una determinada carretera a pagar por ella. Sin embargo, un punto de peaje es un obstáculo artificial que dificulta la circulación fluida del tráfico; artificial, porque no es una consecuencia derivada del modo en que funcionan los automóviles o las carreteras.

Si comparamos la utilidad de las carreteras libres y de aquellas con peaje, vemos que, siendo iguales en todo, la contrucción y la administración de carreteras sin puntos de peaje resultan más económicas, además de ser más seguras y más eficientes (2). En un país pobre, el peaje podría impedir a muchos ciudadanos el acceso a las carreteras. De manera que las carreteras sin peajes ofrecen mayores beneficios a la sociedad a un costo menor; por lo tanto son mejores para la sociedad. Así, la sociedad debería escoger otros medios para financiar las carreteras, no mediante peajes. Una vez construidas, el uso de las carreteras debería ser gratuito.

Cuando los defensores de los peajes los presentan como unasimple forma de recaudación de fondos, distorsionan la opción que existe. Los peajes incrementan los fondos públicos, pero hacen algo más: degradan, de hecho, la carretera. La carretera con peaje no es tan buena como la carretera libre; que se nos proporcionen más carreteras o carreteras técnicamente superiores puede muy bien no ser una mejora si implica sustituir las carreteras gratuitas por carreteras con peaje.

Por supuesto, la construcción de una carretera gratuita cuesta dinero, que de alguna manera la gente debe pagar. Sin embargo, esto no implica la inevitabilidad de los peajes. Nosotros, que en ambos casos pagamos, obtendremos mayores beneficios de nuestro dinero si lo invertimos en una carretera gratuita.

No quiero decir con esto que una carretera con peaje sea peor que la ausencia de carreteras. Eso sería verdad si el peaje fuese tan alto que casi nadie pudiera usarla, pero es improbale que un recaudador de impuestos adopte una política de ese tipo. Sin embargo, en tanto que los peajes suponen pérdidas de tiempo y molestias considerables, es mejor conseguir el dinero de una manera menos obstruccionista.

Para aplicar este mismo argumento al desarrollo de software, mostraré ahora que introducir «peajes» en el software útil le cuesta caro a la sociedad: encarece la construcción de los programas, encarece su distribución, y su uso resulta menos satisfactorio y menos eficiente. De lo que se deduce que la construcción de programas debería promoverse de alguna otra manera. Más adelante continuaré explicando otros métodos posibles para la promoción y, en la medida en que sea realmente necesario, para la financiación del desarrollo de software.

El perjuicio ocasionado por obstaculizar el software

Consideremos por un momento que se ha desarrollado un programa y que se ha efectuado todo pago necesario para su desarrollo; ahora la sociedad debe decidir entre convertirlo en privativo o permitir que se use y se comparta libremente. Supongamos que la existencia del programa y su disponibilidad sean algo deseable.(3)

Las restricciones a la distribución y modificación del programa no pueden facilitar su uso. Sólo pueden interferir. Así que el efecto solamente puede ser negativo. ¿Pero en qué medida? ¿Y de qué tipo?

Existen tres niveles diferentes de daño material que provienen de estas restricciones:

Cada nivel de perjuicio material lleva asociado un perjuicio psico-social. Me refiero al efecto que tienen las decisiones de las personas sobre sus sentimientos, actitudes y predisposiciones posteriores. Estos cambios en la manera de pensar de las personas afectarán la relación con sus conciudadanos y pueden acarrear consecuencias concretas.

Los tres niveles de perjuicio material desperdician parte del valor que el programa podría proporcionar, pero no lo anulan. Si desperdician casi todo el valor del programa, entonces el hecho de escribir el programa perjudica a la sociedad en la medida en que se dedicó un esfuerzo en escribir el programa. Se podría decir que aquel programa que produce beneficios al venderse debe proporcionar algún tipo de beneficio material directo.

Sin embargo, teniendo en cuenta el perjuicio psico-social asociado, no existe límite alguno al perjuicio que puede ocasionar el desarrollo de software privativo.

Obstaculizar el uso de programas

El primer nivel de perjuicio impide el simple uso del programa. Una copia del programa tiene un costo marginal casi nulo (y se puede pagar este costo realizando la copia personalmente) de manera que en un mercado libre tendría un precio casi nulo. El pago por una licencia es un factor de disuasión significativo a la hora de usar el programa. Si un programa ampliamente útil es privativo, menos personas lo usarán.

Es fácil mostrar que la contribución total que un programa proporciona a la sociedad se reduce al asignársele un propietario. Todo usuario potencial del programa, enfrentado al hecho de tener que pagar para usarlo, puede escoger entre pagar o renunciar a usar el programa. Cuando un usuario escoge pagar, la transferencia de riqueza entre las dos partes es igual a suma cero. Pero cada vez que alguien elije no usar el programa, se provoca un perjuicio a esa persona sin que nadie salga beneficiado. La suma entre números negativos y ceros es siempre negativa.

Pero esto no reduce la cantidad de trabajo necesario para desarrollar el programa. Como resultado, la eficiencia del entero proceso, medida en términos de satisfacción del usuario final por hora de trabajo, se reduce.

Esto refleja la diferencia crucial entre las copias de programas y los automóviles, las sillas o los bocadillos. No existe una copiadora de objetos materiales fuera de la ciencia ficción. Pero los programas son fáciles de copiar, con muy poco esfuerzo cualquiera puede producir tantas copias como desee. Esto no es así para los objetos materiales porque la materia se conserva: cada copia nueva tiene que generarse con materia prima, de la misma forma en que se construyó la primera copia.

Con objetos materiales, desalentar su uso tiene cierto sentido, porque un menor número de objetos comprados implica menos materia prima y menos trabajo para producirlos. Es cierto que generalmente existen costos iniciales y de desarrollo que se extienden al proceso de producción. Pero mientras el costo marginal de producción sea significativo, añadir una parte del costo de desarrollo no produce una diferencia cualitativa. Y no requiere la imposición de restricciones a la libertad de los usuarios normales.

Sin embargo, imponer un precio en algo que, de otra manera, podría ser gratuito, es un cambio cualitativo. Un pago impuesto unilateralmente sobre la distribución de software provoca una fuerte falta de incentivos.

Más aún, la producción centralizada tal y como se practica en nuestros días, es ineficiente incluso en términos de distribución de copias de software. Este sistema consiste en enviar discos o cintas magnéticas en embalajes superfluos, mandar grandes cantidades a lo largo y a lo ancho del mundo, y almacenarlos para la venta. Este coste se presenta como derivado de hacer negocios; en realidad, es una parte del gasto inútil causado por el hecho de tener dueños.

En perjuicio de la cohesión social

Supongamos que tanto usted como su vecino consideran útil la ejecución de un cierto programa. En un pacto ético con su vecino, seguramente se pondrían de acuerdo en que una solución apropiada de la situación es que ambos usen el programa. Una propuesta que permitiese usar el programa sólo a uno, restringiendo al otro, es discriminatoria; a ninguno de los dos, les parecerá aceptable.

Firmar una licencia típica de software implica traicionar a su vecino: «Prometo privar a mi vecino de este programa para que yo pueda tener una sola copia para mi». Las personas que toman estas decisiones sienten una presión psicológica interna que les empuja a justificarlas degradando la importancia de ayudar al prójimo de tal forma que el espíritu público resulta perjudicado. Se trata de un daño psicosocial asociado con el daño material provocado por la desincentivación del uso del programa.

Muchos usuarios admiten inconscientemente que resulta erróneo negarse a compartir, así que deciden ignorar las licencias y las leyes, y comparten el programa de todas formas. Sin embargo, a menudo se sienten culpables de hacerlo. Saben que deben infringir las leyes para poder ser buenos vecinos, pero siguen considerando que las leyes tienen autoridad y concluyen que ser un buen vecino (que lo son) es algo malo de lo que hay que avergonzarse. Se trata también de un tipo de daño psicosocial, pero se puede escapar de ello concluyendo que estas licencias y estas leyes no tienen fuerza moral alguna.

Los programadores también sufren ese daño psicosocial cuando llegan a saber que a muchos usuarios se les impedirá usar su obra. Esto conduce a una actitud de cinismo o de autoengaño. Un programador puede describir de manera entusiasta una obra que considera técnicamente interesante, y cuando se le pregunta: «¿Se me permitirá usar el programa?», se vuelve cabizbajo y admite que la respuesta es «no». Para evitar desalentarse, casi siempre ignora este hecho, o bien adopta una postura cínica pensada para minimizar su importancia.

Desde la era Reagan, la principal fuente de escasez de los Estados Unidos de Norteamérica no es la de las innovaciones técnicas sino más bien la falta de voluntad para trabajar juntos por el bien público. No tiene sentido alentar lo primero a expensas de esto último.

Obstaculizar la adaptación personalizada de programas

El segundo nivel de perjuicio material es la imposibilidad de adaptar los programas. La posibilidad de modificar el software es una de las grandes ventajas en comparación con las antiguas tecnologías. Sin embargo, la mayor parte del software disponible comercialmente no está disponible para ser modificado, ni siquiera después de haberlo comprarlo. Se puede decidir tomarlo o dejarlo, como una caja negra, solo eso.

El programa que se ejecuta consiste en una serie de números cuyo significado permanece oscuro. Nadie, ni siquiera un buen programador, puede cambiar fácilmente esos números para lograr que el programa haga algo diferente.

Los programadores trabajan normalmente con el «código fuente» del programa, que está escrito en un lenguaje de programación como por ejemplo Fortran o C. Mediante nombres se designan los datos que se están usando y las partes del programa, y se representan las operaciones con símbolos tales como «+» para la suma y «-» para la resta. El lenguaje está diseñado para ayudar a los programadores a leer y modificar los programas. He aquí un ejemplo. un programa que calcula la distancia entre dos puntos en un plano:

     float
     distance (p0, p1)
          struct point p0, p1;
     {
       float xdist = p1.x - p0.x;
       float ydist = p1.y - p0.y;
       return sqrt (xdist * xdist + ydist * ydist);
     }

El punto no es qué significa precisamente el código fuente, el punto es que parece álgebra, y para una persona que conoce este lenguaje de programación será claro y significativo. Por el contrario, este es el mismo programa programa en formato ejecutable, en la computadora que usaba normalmente cuando escribí esto:

     1314258944      -232267772      -231844864      1634862
     1411907592      -231844736      2159150         1420296208
     -234880989      -234879837      -234879966      -232295424
     1644167167      -3214848        1090581031      1962942495
     572518958       -803143692      1314803317

El código fuente es útil (al menos potencialmente) para cualquier usuario de un programa. Pero a la mayoría de los usuarios no se les permite tener copias del código fuente. Generalmente el código fuente de un programa privativo es guardado en secreto por el propietario, por miedo a que cualquier otro pueda aprender algo. Los usuarios reciben solamente ficheros de números incomprensibles que el ordenador se encargará de ejecutar. Esto quiere decir que únicamente el propietario del programa lo puede modificar.

Una amiga me contó una vez que trabajó como programadora en un banco durante seis meses, escribiendo un programa similar a otro que se podía obtener comercialmente. Pensaba que si hubiese tenido acceso al código fuente de ese programa comercial lo podría haber adaptado fácilmente a las necesidades del banco. El banco estaba dispuesto a pagar por ello, pero no le estaba permitido hacerlo pus el código fuente era secreto. De manera que tuvo que dedicar seis meses de trabajo de desarrollo, un trabajo que aparece contabilizado en el Producto Bruto Interno (PBI) pero que realmente fue un desperdicio.

Hacia 1977, el Laboratorio de Inteligencia Artificial (AI lab) del MIT recibió de regalo una impresora gráfica de Xerox. Corría con software libre al que añadimos bastantes mejoras útiles. Por ejemplo, el programa notificaba inmediatamente al usuario cuando el trabajo de impresión había terminado. Cuando la impresora tenía un problema, por ejemplo una obstrucción o falta de papel, el software lo notificaba inmediatamente a todos los usuarios que tuviesen trabajos pendientes. Estas mejoras facilitaban el trabajo.

Más tarde Xerox donó al laboratorio de IA una impresora nueva, más rápida, una de las primeras impresoras láser. Funcionaba con software privativo que corría en un ordenador independiente dedicado en forma exclusiva, de manera que no pudimos añadir ninguna de nuestras mejoras favoritas. Pudimos hacer que enviase una notificación cuando se mandaba un trabajo de impresión al ordenador dedicado a la impresora, pero no cuando el trabajo se había terminado, y generalmente el retraso era considerable. No había forma de saber cuándo la impresión había terminado, lo único que se podía hacer era adivinarlo. Y nadie sabía nunca cuando se atascaba el papel, así que a menudo la impresora se quedaba fuera de servicio por espacio de una hora.

Los programadores de sistemas del laboratorio de IA Lab estaban capacitados para solucionar aquellos problemas, probablemente tan capacitados como los autores originales del programa. Xerox no mostró interés en arreglar aquellas fallas y nos lo impidió, de manera que nos vimos forzados a aceptar. Nunca se arreglaron.

La mayoría de los buenos programadores han experimentado esta frustración. El banco podía permitirse resolver un problema escribiendo un programa nuevo partiendo de cero, pero un usuario corriente, no importa lo capacitado que esté, no tiene más opción que rendirse.

Rendirse provoca un daño psicosocial, al espíritu de independencia. Es desmoralizante vivir en una casa que no puedes arreglar para adecuarla a tus necesidades. Lleva a la resignación y al retraimiento, que pueden extenderse a otros ámbitos de la vida. La gente que padece de esta manera no se encuentra a gusto y no realiza un buen trabajo.

Imagínese cómo sería si las recetas de cocina se acaparasen de la misma manera que el software. Uno se podría preguntar: «¿Cómo cambio esta receta para que no tenga sal?» y que el gran chef respondiese: «¿Cómo se atreve a insultar mi receta, mi creación y mi paladar, manoseándola? ¡No tiene usted el juicio necesario para cambiar mi receta y hacer que salga bien!»

«¡Pero mi médico me ha prohibido tomar sal! ¿Qué puedo hacer? ¿Va a quitar usted la sal por mí?»

«Me encantaría hacerlo, mis honorarios son de sólo 50.000 dólares» (como el dueño posee el monopolio sobre los modificaciones, las tarifas suelen ser elevadas). «De todas formas, ahora mismo no tengo tiempo. Estoy ocupado en una comisión para diseñar una nueva receta de galleta marítima para la Armada. Estaré contigo en unos dos años.»

Obstaculizar el desarrollo de software

El tercer nivel de daño material afecta al desarrollo de software. El desarrollo de software normalmente era el resultado de un proceso evolutivo en el que una persona tomaba un programa existente y modificaba algunas partes para añadir una función nueva, y luego otra persona volvía aescribir algunas partes para añadir otra función; en algunos casos, este proceso transcurría durante un periodo de veinte años. Mientras tanto, algunas partes de ese programa podían ser «canibalizadas» para comenzar el desarrollo de otros programas.

La existencia de propietarios impide este tipo de evolución, hace necesario empezar desde cero cuando se quiere desarrollar un programa. También impide a los nuevos programadores estudiar los programas disponibles para aprender técnicas útiles o incluso ver cómo están estructurados los programas de mayor envergadura.

Los propietarios también obstruyen el aprendizaje. He conocido estudiantes brillantes en informática que nunca han visto el código fuente de un programa extenso. Pueden ser buenos escribiendo pequeños programas, pero no pueden empezar a adquirir las diferentes habilidades necesarias para escribir programas extensos si no pueden ver cómo lo han hecho otros.

En cualquier campo intelectual, uno puede alcanzar metas más elevadas apoyándose en otros. Pero esto ya no se permite por lo general en el campo del software: uno puede apoyarse solamente en otras personas de la propia empresa.

El daño psicosocial asociado afecta el espíritu de cooperación científica, que normalmente era tan intenso que los científicos seguían cooperando incluso cuando sus países entraban en guerra. Con este espíritu, los oceanógrafos japoneses que abandonaron su laboratorio en una isla del Pacífico preservaron cuidadosamente su trabajo en el momento de la invasión de los marines de los EEUU y dejaron una nota pidiendo que lo conservaran bien.

El conflicto por la obtención de ganancias ha destruido lo que se salvó del conflicto internacional. Hoy en día, científicos de numerosas disciplinas no publican lo suficiente en sus trabajos como para permitir a otros repetir el experimento. Publican solamente lo necesario para que los lectores puedan maravillarse de lo mucho que los científicos saben hacer. Desde luego, esto también es así en el campo de la informática, donde el código fuente de los programas que se anuncian es generalmente secreto.

No importa cómo se restrinja el acto de compartir

He discutido sobre los efectos de impedir la copia o la modificación de un programa o de impedir que se utlice para usarlo como base para desarrolar otro programa. No he especificado cómo se lleva a cabo esta obstrucción, puesto que no afecta a la conclusión. Como quiera que se haga, mediante protección anticopia, derechos de autor, licencias, encriptación, tarjetas ROM, o números de serie del hardware, si se logra impedir el uso, el daño está hecho.

Los usuarios consideran algunos de estos métodos más desagradables que otros. Creo que los métodos más odiosos son aquellos que cumplen su objetivo.

El software debe ser libre

He argumentado que la propiedad de un programa, o sea el poder de restringir las modificaciones o las copias, es obstructiva. Sus efectos negativos son extensos e importantes. La conclusión es que en la sociedad no deberían existir propietarios de programas.

Otra manera de comprender esto es reconocer que la sociedad necesita que el software sea libre y que el software privativo es un mal sustituto. Promover el sustituto no es una manera lógica de conseguir lo que necesitamos.

Vaclav Havel nos aconsejó: «Trabaja por algo porque es bueno, no simplemente porque tiene probabilidades de éxito» Una empresa que produce software privativo tiene probabilidades de éxito en sus propios y estrechos términos, pero no es lo que beneficia a la sociedad.

Por qué la gente desarrollará software

Si eliminamos los derechos de autor como forma de animar a la gente a desarrollar software, al principio se desarrollará una menor cantidad de software, pero ese software será más útil. No está claro si la satisfacción total del usuario será inferior; pero si así fuera, o si quisiéramos aumentarla, existen otras maneras de promover el desarrollo, exactamente igual que hay formas alternativas a los peajes para conseguir dinero con el fin de pagar las carreteras. Antes de hablar acerca de cómo lograrlo, quisiera abordar la cuestión del grado de promoción artificial verdaderamente necesario.

Programar es divertido

Existen algunos tipos de trabajo que poca gente haría si no fuera por el dinero; la construcción de carreteras, por ejemplo. Hay otros campos de la ciencia y del arte en los que existe escasa probabilidad de enriquecerse, en los que las personas se involucran por fascinación o por que perciben que son socialmente valiosos. Algunos ejemplos son la lógica matemática, la música clásica y la arqueología, como así también la organización política entre los trabajadores. La gente compite, más triste que amargamente, por las pocas vacantes remuneradas disponibles, ninguna de las cuales está muy bien financiada. Incluso hasta pueden pagar por la oportunidad de trabajar en ese campo, si pueden permitírselo.

Un campo así puede transformarse de la noche a la mañana si empieza a ofrecer posibilidades de enriquecimiento. Cuando un trabajador prospera, otros demandan las mismas oportunidades. Pronto todos pedirán grandes sumas de dinero por aquello que antes hacían por placer. En un par de años, todo el mundo relacionado con ese campo se burlará de la idea de que ese trabajo se realice sin obtener a cambio grandes sumas de dinero. Aconsejarán a los planificadores sociales que se aseguren de que estos retornos de capital sean posibles, creando privilegios especiales, poderes y monopolios, alegando que son necesarios.

Esta transformación sucedió en el campo de la programación de ordenadores durante los años setenta. En la década del 70 uno podía encontrarse con artículos sobre la «adicción a las computadoras»: los usuarios estaban «conectados» y llevaban indumentos de cien dólares por semana. Se llegó a un punto en que la gente amaba tanto la programación como para acabar con sus matrimonios. Hoy en día, lo que se dice es que nadie programa sin recibir una excelente remuneración. La gente ha olvidado lo que se sabía en ese entonces.

Llegado el momento en el que quienes trabajan en un campo determinado lo hacen solamente por las altas sumas de dinero que se pagan, esto no debe llevar a la conclusión de que será siempre así. La dinámica del cambio puede invertir la dirección si la sociedad proporciona el empuje inicial. Si anulamos la posibilidad de enriquecerse enormemente, entonces, después de un tiempo, cuando la gente haya reajustado sus actitudes, se volverá una vez más a trabajar en ese campo por el placer de hacerlo.

La respuesta a la pregunta «¿cómo podemos pagar a los programadores?» resulta más fácil cuando nos damos cuenta de que no es una cuestión de pagarles una fortuna. Se trata de conseguir los fondos necesarios como para poder ganarse la vida.

Financiación del software libre

Las instituciones que pagan a los programadores no tienen que ser necesariamente empresas de software. Existen ya muchas otras instituciones que pueden hacerlo.

Los fabricantes de hardware saben que es esencial colaborar en el desarrollo de software, incluso cuando no puedan controlar su uso. En 1970 la mayoría del software era libre porque no se había considerado la posibilidad de restringirlo. Hoy en día, la creciente voluntad de los fabricantes de unirse en consorcios refleja su comprensión de que la propiedad del software no es lo que realmente les importa.

Las universidades dirigen muchos proyectos de programación. Hoy en día, a menudo venden los resultados, pero en los años setenta no lo hacían. ¿Cabe alguna duda de que las universidades desarrollarían software libre si no se les permitiera vender el software? Estos proyectos podrían estar respaldados por los mismos contratos y subvenciones gubernamentales que ahora respaldan el desarrollo de software privativo.

Hoy en día lo normal es que los investigadores universitarios obtengan subvenciones para desarrollar un sistema casi hasta el punto de completarlo, denominando a eso un producto «acabado», y luego son las empresas las que realmente lo terminen y lo conviertan en algo útil. A veces declaran «libre» esa versión sin acabar, pero si son profundamente corruptos, lo que hacen es conseguir que la universidad les otorgue una licencia de exclusividad. Esto no es un secreto, es abiertamente admitido por todos los involucrados. Sin embargo, si los investigadores no se vieran tentados a hacer estas cosas, seguirían investigando de todas formas.

Los programadores que escriben software libre pueden vivir de la venta de servicios relacionados con el software. Yo he sido contratado para adaptar el Compilador GNU de C a un hardware nuevo y para construir extensiones de interfaces de usuario para GNU Emacs. Ofrezco esas mejoras al público una vez acabadas. También doy clases por las que me pagan.

No soy el único que trabaja de esta manera. Existe una corporación que está creciendo de forma exitosa y se dedica exclusivamente a este tipo de trabajo. Otras empresas proporcionan soporte comercial para el software libre del sistema GNU. Este es el comienzo de una industria independiente de soporte de software, una industria que podría crecer bastante si el software libre se llega a imponer. Proporciona a los usuarios una opción generalmente no disponible para el software privativo, excepto para los ricos.

Nuevas instituciones como la Free Software Foundation pueden también subvencionar a los programadores. La mayoría de los fondos de la Fundación provienen de los usuarios que compran cintas magnéticas por correo. Las cintas contienen software que es libre, lo que quiere decir que cualquier usuario tiene la libertad de copiarlo y modificarlo, pero aún así muchos pagan por las copias. Recuérdese que «software libre» se refiere a la libertad, no al precio. Algunos usuarios encargan cintas magnéticas de programas que ya tienen como una forma de contribución que estiman que merecemos. La Fundación también recibe importantes donaciones de fabricantes de computadoras.

La Free Software Foundation es una asociación sin fines de lucro y sus ingresos se invierten en contratar a tantos programadores como se pueda. Si se hubiese planteado como una empresa para distribuir software libre al público por el mismo precio, proporcionaría ahora un elevado nivel de ingresos a su fundador.

Precisamente porque la Fundación no persigue fines de lucro, los programadores trabajan por la mitad de lo que cobrarían en cualquier otro lugar. Hacen esto porque estamos libres de burocracia y porque les agrada saber que su trabajo no encontrará obstáculos al uso de sus obras. Y lo que es más importante, lo hacen porque programar es divertido. Además, los voluntarios han escrito muchos programas útiles para nosotros. Incluso han empezado a colaborar escritores técnicos.

Esto confirma que la programación se encuentra entre los campos más fascinantes, junto con la música y el arte. No debemos temer que no haya nadie que quiera programar.

¿Qué deben los usuarios a los desarrolladores?

Los usuarios de software tienen una buena razón para sentirse moralmente obligados a contribuir a su soporte. Los desarrolladores de software libre contribuyen a las actividades de los usuarios, y a largo plazo es justo, a la vez que beneficioso para los usuarios, proporcionar fondos para que esto continúe.

Sin embargo, esto no se aplica a los desarrolladores de software privativo, ya que el obstruccionismo merece un castigo más que una recompensa.

De manera que tenemos una paradoja: el desarrollador de software útil tiene el derecho de recibir el apoyo de los usuarios, pero cualquier intento que convierta esta obligación moral en un requisito destruye la base de la obligación. Un desarrollador puede merecer una recompensa o pedirla, pero no las dos cosas a la vez.

Creo que un desarrollador con perspectiva ética, enfrentado con esta paradoja, debe actuar de modo que merezca la recompensa, pero debería asimismo animar a los usuarios a que realicen donaciones voluntarias. Con el tiempo los usuarios aprenderán a ayudar a los desarrolladores sin coacción, como han aprendido a ayudar a las emisoras de radio o a las cadenas de televisión públicas.

Qué es la productividad de software

Si el software fuese libre seguiría habiendo programadores, pero quizá menos. ¿Sería esto perjudicial para la sociedad?

No necesariamente. Hoy en día las naciones desarrolladas tienen menos granjeros que en el 1900, pero no creemos que esto sea malo para la sociedad porque esos pocos agricultores distribuyen a los consumidores más alimentos que los que antes proporcionaban muchos agricultores. Llamamos a esto mejora de la productividad. El software libre requeriría bastantes menos programadores para satisfacer la demanda, debido al incremento en la productividad de software en todos los niveles:

Aquellos que se oponen a la cooperación, quejándose de que podría producir una reducción en el empleo de los programadores, están, en realidad, oponiéndose al aumento de la productividad. Pero estas personas generalmente aceptan la creencia universal de que la industria del software necesita un incremento de productividad. ¿Cómo se explica esto?

La «productividad de software» puede significar dos cosas diferentes: la productividad general de todo el desarrollo de software o la productividad de proyectos individuales. La productividad general es lo que a la sociedad le gustaría mejorar y la forma más directa de lograrlo es eliminar los obstáculos artificiales que reducen la cooperación. Pero los investigadores que estudian el campo de la «productividad de software» se enfocan solamente en el segundo y más limitado sentido del término, en donde la mejora precisa de complejos avances tecnológicos.

¿Es inevitable la competencia?

¿Es inevitable que la gente trate de competir y superar a sus rivales en la sociedad? Puede que así sea. Pero la competencia en sí misma no es dañina; lo dañino es combatir.

Existen muchas formas de competir. La competencia puede consistir en tratar de conseguir siempre más, en mejorar lo que otros han hecho. Por ejemplo, en el pasado, existía competencia entre los magos de la programación, que consistía en saber quién era capaz de hacer las cosas más fascinantes en la computadoras o quién era capaz de escribir el programa más corto o más rápido para una determinada tarea. Este tipo de competencia puede ser beneficiosa para todos, siempre y cuando se mantenga el espíritu de deportividad.

Una competencia constructiva es suficiente para motivar a la gente a realizar grandes esfuerzos. Hay un gran numero de personas que compiten por ver quién es el primero en visitar todos los países de la Tierra; algunos llegan a gastar una fortuna intentándolo. Pero no sobornan a los capitanes de barcos para que dejen desamparados a sus rivales en islas desiertas. No tienen ningún problema en dejar que gane al mejor.

La competencia se convierte en combate cuando los competidores intentan obstaculizarse los unos a los otros en lugar de avanzar por sí mismos, cuando «que gane el mejor» se convierte en «déjame ganar, aunque no sea el mejor». El software privativo es perjudicial, no porque sea una forma de competición, sino porque es una forma de combate entre los ciudadanos de nuestra sociedad.

La competición en los negocios no es necesariamente un combate. Por ejemplo, cuando dos supermercados compiten, todo su esfuerzo se emplea en mejorar sus actividades, no en sabotear al rival. Pero esto no demuestra un especial compromiso con una ética empresarial; más bien, existe poco margen de en esta rama de los negocios para la violencia física. No todas las áreas de negocio comparten esta característica. No revelar información que podría ayudar el progreso de todos es una forma de combate.

La ideología empresarial no prepara a las personas para resistir a la tentación de combatir a la competencia. Algunas formas de combate han sido prohibidas con leyes antimonopolio, leyes sobre publicidad honesta y otras más. Sin embargo, lejos de generalizar estas medidas repudiando el combate en general por cuestión de principios, los ejecutivos inventan otras formas de combate que no están específicamente prohibidas. Los recursos de la sociedad se despilfarran en el equivalente económico de una guerra civil entre distintas facciones.

«¿Por qué no nos vamos a Rusia?»

En los Estados Unidos de Nortemérica, cualquier partidario de otra cosa que no sea la forma más extrema de laissez-faire ha oído a menudo esta acusación. Por ejemplo, es esgrimida contra los defensores de un sistema de sanidad pública, como los que existen en todas las demás naciones industrializadas del mundo libre. Es esgrimida contra los que desean subvenciones al mundo de las artes, también universal en las naciones avanzadas. La idea de que los ciudadanos tienen una obligación para con el bien común se identifica en ese país con el comunismo. Pero, ¿cuán semejantes son estas ideas?

El comunismo, tal y como se practicó en la ex Unión Soviética, era un sistema de control central donde toda la actividad era dirigida supuestamente por el bien común, pero en realidad era en beneficio de los miembros del partido comunista. Y donde los equipos de copiado estaban estrechamente vigilados para prevenir posibles copias ilegales.

En los Estados Unidos de Norteamérica, el sistema de derechos de autor sobre el software ejerce un control central sobre la distribución de un programa y custodia los equipos de copiado con sistemas automatizados de protección anticopia para prevenir el copiado ilegal.

Por el contrario, yo trabajo para construir un sistema donde las personas sean libres de decidir sus propias acciones; en particular, libres de ayudar a sus vecinos y libres de alterar y mejorar las herramientas con las que trabajan en su vida diaria. Un sistema basado en la cooperación voluntaria y en la descentralización.

Así, si fuésemos a juzgar posturas por su parecido al comunismo ruso, son los propietarios de software quienes son comunistas.

La cuestión de las premisas

En este texto, parto del supuesto de que un usuario de software no es menos importante que un autor, o incluso que el jefe del autor. En otras palabras, sus intereses y necesidades tienen igual peso cuando se trata de elegir la mejor opción.

Esta premisa no es aceptada universalmente. Muchos sostienen que la persona que contrata al autor es fundamentalmente más importante que ningún otro. Dicen, por ejemplo, que el propósito de que existan propietarios de software es ceder al que contrata la ventaja que se merece, independientemente de de cómo puede afectar esto al público.

No tiene sentido tratar de demostrar o refutar estas premisas. La prueba necesita premisas compartidas. Así que la mayor parte de lo que digo está destinado solo a aquellos que comparten mis premisas o que al menos están interesados en cuáles son sus consecuencias. Para aquellos que crean que los propietarios son más importantes que nadie, este documento es simplemente irrelevante.

Pero, ¿por qué un gran número de estadounidenses acepta una premisa que da más importancia a algunas personas sobre el resto de los demás? En parte debido a la creencia de que esta premisa forma parte de las tradiciones legales de la sociedad estadounidense. Algunas personas sienten que poner en duda esta premisa implica cuestionar los fundamentos de la sociedad.

Es importante que esas personas sean concientes de que esta premisa no es parte de nuestra tradición legal. Nunca lo fue.

Así, la Constitución dice que el propósito de los derechos de autor es «promover el progreso de la ciencia y de las artes útiles». La Corte Suprema ha discutido sobre esto, dictando en el caso Fox Film contra Doyal que «el único interés del los Estados Unidos y el objetivo principal por el que se otorga el monopolio [de los derechos de autor] descansa en los beneficios generales obtenidos por el público gracias al trabajo de los autores».

No estamos obligados a estar de acuerdo con la Constitución o con la Corte Suprema (en un momento dado, los dos perdonaron el esclavismo). De modo que sus posiciones no rechazan la premisa de la supremacía del propietario. Pero espero que esa premisa se desvanezca con una toma de conciencia sobre el hecho de que es una posición adoptada por la derecha radical, no tradicionalmente reconocida.

Conclusión

Nos gusta pensar que nuestra sociedad promueve la solidaridad con el prójimo, pero cada vez que recompensamos a alguien por su obstruccionismo o admiramos a otro por haberse enriquecido por esa vía, transmitimos el opuesto.

Especular con el software es una expresión de nuestra predisposición general a la indiferencia con respecto al bienestar de la sociedad y a favor del bienestar personal. Podemos observar esta indiferencia desde Ronald Reagan a Dick Cheney, desde Exxon a Enron, desde bancos inadecuados a escuelas inadecuadas. Podemos medirla por el número de personas sin hogar y aquellas encarceladas. El espíritu antisocial se retroalimenta, porque cuanto más comprobamos que la gente no nos ayudará, más inútil nos parece ayudarlos a ellos. Y así la sociedad degenera en una jungla.

Si no queremos vivir en una jungla, debemos cambiar nuestras formas de comportamiento. Debemos empezar transmitiendo el mensaje de que un buen ciudadano es aquel que colabora cuando es apropiado, no aquel que logra éxito expropiando a los demás. Espero que el movimiento por el software libre pueda contribuir a esto: al menos en un área, reemplazaremos la jungla por un sistema más eficiente que anime y se base en la cooperación voluntaria.

Notas

  1. La palabra «free» en «free software» se refiere a la libertad, no al precio; el precio pagado por una copia del programa puede ser cero, o muy bajo, o en muy raras ocasiones bastante elevado. [n. de t.: en inglés la palabra «free» significa tanto «libre» como «gratuito», per en español existen dos términos distintos para cada concepto; por lo tanto «software libre» es la forma correcta en español.]
  2. Los problemas de la contaminación y la congestión del tráfico no modifican esta conclusión. Si queremos desanimar el uso de automóviles en general, haciendo que resulte más costoso, las cabinas de peaje son una mala idea ya que contribuyen a la contaminación y la congestión. Un impuesto sobre el combustible es mucho mejor. Del mismo modo, el deseo de mejorar la seguridad mediante la limitación de la velocidad máxima no es relevante; una carretera de acceso libre mejora la velocidad media evitando las paradas y sus respectivos retrasos, para cualquier límite de velocidad dada.
  3. Se podría considerar algún un programa en particular como algo perjudicial que no debería estar siempre disponible, como sucedió con la base de datos de información personal Lotus Marketplace, que se retiró del mercado debido a la desaprobación pública. La mayor parte de lo que digo no es aplicable a este caso, pero no tiene mucho sentido estar a favor de que el programa tenga un propietario argumentando que el proprietario se encargará de que el programa sea más difícil de obtener. El propietario no lo hará completamente inaccesible, como sería de desear en el caso de un programa cuyo uso se considere destructivo.

Este ensayo está publicado en el libro Software libre para una sociedad libre: Selección de ensayos de Richard M. Stallman.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba