English [en]   العربية [ar]   Česky [cs]   Deutsch [de]   español [es]   فارسی [fa]   français [fr]   Bahasa Indonesia [id]   italiano [it]   한국어 [ko]   Nederlands [nl]   polski [pl]   português do Brasil [pt-br]   русский [ru]  

Esta es una traducción de la página original en inglés.

¿Libertad o poder?

por Bradley M. Kuhn y Richard M. Stallman

El amor a la libertad es amor a los demás, el amor al poder es amor a nosotros mismos.
─William Hazlitt

En el movimiento del software libre defendemos la libertad de los usuarios de software. Hemos formulado nuestros puntos de vista observando cuáles son las libertades necesarias para un buen modo de vida y que permitan a los programas útiles fomentar una comunidad de buena voluntad, cooperación y colaboración. Nuestros criterios para el software libre especifican las libertades que los usuarios de un programa necesitan para poder cooperar en una comunidad.

Defendemos la libertad de los programadores igual que las de los demás usuarios. La mayoría de nosotros somos programadores, y queremos libertad tanto para nosotros como para usted. pero cada uno de nosotros utiliza software escrito por otros, y queremos libertad cuando usamos ese software, no sólo cuando usamos nuestro propio código. Defendemos la libertad de todos los usuarios, ya sea que programen a menudo, ocasionalmente o nada en absoluto.

Sin embargo, una libertad que no defendemos es la llamada «libertad para elegir cualquier licencia que usted desee para el software que escribe». La rechazamos porque en realidad es una forma de poder, no una libertad.

Esta distinción, frecuentemente ignorada, es crucial. La libertad consiste en tener la posibilidad de tomar decisiones que afectan principalmente a uno mismo. El poder consiste en tener la posibilidad de tomar decisiones que afectan a los demás, más que a uno mismo. Si confundimos poder con libertad, habremos fallado en defender la verdadera libertad.

El software privativo es un ejercicio de poder. La ley de copyright hoy en día concede a los productores de software ese poder, de modo que sólo ellos eligen las reglas que impondrán a todos los demás (en lo concerniente a software, relativamente poca gente toma las decisiones básicas por todo el mundo, típicamente denegándoles su libertad). Cuando los usuarios carecen de las libertades que definen al software libre, no pueden saber qué está haciendo el software, no pueden comprobar si hay puertas traseras, no pueden vigilar posibles virus y gusanos, no pueden saber qué información personal está siendo enviada (ni detener los informes, en caso de que logren encontrarlos). Si se estropea, no podrán repararlo; tendrán que esperar a que el productor ejerza su poder para hacerlo. Si simplemente no es exactamente lo que necesitan, están atascados. No pueden ayudarse mutuamente para mejorarlo.

Los productores de software privativo a menudo son empresas. Nosotros en el movimiento del software libre no nos oponemos a las empresas, pero hemos visto lo que ocurre cuando las empresas tienen la «libertad» de imponer arbitrariamente las reglas a los usuarios de software. Microsoft es un notable ejemplo de cómo la negación de las libertades del usuario puede conducir al daño directo, pero no es el único ejemplo. Incluso donde no hay un monopolio, el software privativo perjudica a la sociedad. La elección del amo no es la libertad.

Las discusiones sobre derechos y reglas para el software a menudo se han concentrado solamente en los intereses de los programadores. Pocas personas en el mundo programan regularmente y aún menos son dueños de empresas de software privativo. Pero todo el mundo desarrollado ahora necesita y utiliza software, de modo que los productores de software ahora controlan el modo en que el mundo vive, hace negocios, se comunica y se entretiene. Las cuestiones éticas y políticas no son dirigidas por el lema «libertad de elección (para los desarrolladores solamente)».

Si «el código es ley» (1), entonces la verdadera pregunta a la que nos enfrentamos es: ¿quién debería controlar el código que utiliza: usted o una pequeña elite? Nosotros creemos que usted tiene derecho a controlar el software que utiliza, darle este control es la meta del software libre.

Creemos que es usted mismo quien tiene que decidir qué hacer con el software que utiliza; sin embargo, eso no es lo que la ley dice hoy. La ley actual de copyright nos pone en una situación de poder sobre los usuarios de nuestro código, nos guste o no. La respuesta moral a esta situación es proclamar la libertad para los usuarios, exactamente como se suponía que la Declaración de Derechos de los Estados Unidos de América debía ejercitar el poder del gobierno mediante la garantí­a de las libertades de los ciudadanos. Para eso está la Licencia Pública General de GNU, que le da a usted el control del uso del software, al tiempo que le protege de otros que quisieran tomar el control sus decisiones.

A medida que más y más usuarios comprendan que el código es ley, y lleguen a sentir que ellos también merecen libertad, verán la importancia de las libertades que defendemos, tal como más y más usuarios han llegado a apreciar el valor práctico del software libre que hemos desarrollado.

Notas

William J. Mitchell, City of Bits: Space, Place, and the Infobahn (Cambridge, Mass.: MIT Press, 1995), p. 111, citado por Lawrence Lessig en Code and Other Laws of Cyberspace, Version 2.0 (New York, NY: Basic Books, 2006), p. 5.

Este ensayo está publicado en el libro Software libre para una sociedad libre: Selección de ensayos de Richard M. Stallman.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba