English [en]   العربية [ar]   български [bg]   català [ca]   Česky [cs]   Deutsch [de]   español [es]   français [fr]   עברית [he]   hrvatski [hr]   Bahasa Indonesia [id]   italiano [it]   日本語 [ja]   Nederlands [nl]   polski [pl]   português do Brasil [pt-br]   română [ro]   русский [ru]   српски [sr]   தமிழ் [ta]   Türkçe [tr]   українська [uk]   简体中文 [zh-cn]  

Esta es una traducción de la página original en inglés.

Por qué el software libre necesita documentación libre

Únase a nuestra lista de distribución sobre el peligro de los libros electrónicos (en inglés).

La mayor deficiencia de los sistemas operativos libres no es elsoftware, es la falta de buenos manuales libres que podamos incluir en estos sistemas. Muchos de nuestros programas más importantes no vienen con manuales completos. La documentación es una parte esencial de cualquier paquete de software; cuando un paquete importante de software libre no viene con un manual libre, es un vacío importante. Tenemos en la actualidad muchos de estos vacíos.

Alguna vez, hace muchos años, yo pensé aprender Perl. Obtuve una copia de un manual libre, pero encontré que era difícil de leer. Cuando le pedí a los usuarios de Perl otras alternativas, me dijeron que existían mejores manuales introductorios, pero que no eran libres.

¿Por qué pasaba esto?. Los autores de los buenos manuales los habían escrito para O'Reilly Associates, quienes los publicaron con cláusulas restrictivas, no copiar, no modificar, archivos fuente no disponibles; lo cual los excluye de la comunidad de software libre.

Esa no ha sido la primera vez que este tipo de cosas ha pasado, y (para gran pérdida de nuestra comunidad) estuvo lejos de ser la última. Desde entonces, los editores de manuales privativos han inducido a un gran número de autores a restringir sus manuales. En muchas ocasiones he escuchado a algún usuario de GNU hablándome con entusiasmo acerca del manual que está escribiendo. Con el cual espera ayudar al proyecto GNU y luego me cortaba las esperanzas; al tiempo que me explicaba que ya había firmado un contrato con una editorial que lo restringiría de forma tal que no lo podríamos usar.

Dado que el escribir buen inglés es una habilidad rara entre los programadores, nosotros no podemos permitirnos la pérdida de manuales de esta manera.

La documentación libre, como el software libre, es un asunto de libertad, no de precio. El problema con estos manuales no fue que O'Reilly Associates cobrara un precio por las copias impresas, eso en sí está bien. (La Fundación para el Software Libre también vende copias impresas de manuales de GNU libres.). Pero los manuales de GNU están disponibles en forma de código fuente, mientras que estos manuales están disponibles únicamente en papel. Los manuales de GNU vienen con un permiso para copiar y modificar; los manuales de Perl no. Estas restricciones son el problema.

El criterio para un manual libre es el mismo que para el software libre: se trata de dar a todos los usuarios ciertas libertades. La redistribución (incluida la redistribución comercial) debe permitirse, de forma que el manual pueda acompañar a cada copia del programa, en línea o en papel. El permiso para modificar también es crucial.

Como regla general, yo no creo que sea esencial que la gente tenga permiso para modificar todo tipo de artículos y libros. Los asuntos relevantes a los escritos no son necesariamente los mismos que aquellos para el software. Por ejemplo, no creo que usted o yo estemos obligados a dar permiso a modificar artículos como este, que describen nuestras acciones y nuestros puntos de vista.

Pero hay una razón en particular por la que la libertad para modificar es crucial para para la documentación del software libre. Cuando la gente hace valer su derecho a modificar el software, y agrega o cambia sus características, si son conscientes cambiarán también el manual; de forma que puedan proveer de documentación precisa y utilizable junto con el programa modificado. Un manual que prohíbe a los programadores ser conscientes y terminar el trabajo, o más precisamente, les requiere que escriban un nuevo manual desde el principio si cambian el programa, no cumple las necesidades de nuestra comunidad.

En tanto que una prohibición a la modificación que lo cubra todo es inaceptable, algunas clases de límites al método de modificación no son problema. Por ejemplo, está bien preservar la información sobre derechos de autor, las condiciones de distribución o la lista de autores. Tampoco es un problema el requerir que las versiones modificadas incluyan advertencias de que fueron modificadas, incluso secciones enteras no podrían borrarse o modificarse, siempre y cuando estas secciones se traten de asuntos que no sean técnicos. (Algunos manuales GNU las tienen.).

Este tipo de restricciones no son un problema porque, como asunto práctico, no impiden al programador consciente de adaptar el manual para que encaje con el programa modificado. En otras palabras, no impiden que la comunidad de software libre haga uso total del manual.

Sin embargo, debe ser posible la modificación de todo el contenido técnico del manual, y luego distribuir el resultado en todos los medios usuales, a través de los canales usuales. De otra manera, las restricciones están bloqueando a la comunidad, el manual no es libre, así que necesitamos de otro manual.

Desafortunadamente, es a menudo difícil encontrar que alguien escriba otro manual cuando ya hay un manual apropiado. El obstáculo es que muchos usuarios piensan que con un manual privativo es suficiente; de forma que no ven la necesidad de escribir un manual libre. No ven que el sistema operativo libre tiene un vacío que necesita llenarse.

¿Por qué los usuarios piensan que los manuales privativos son suficientes?. Algunos ni siquiera han considerado el asunto. Espero que este artículo haga algo que cambie esto.

Otros usuarios consideran que los manuales privativos son aceptables por la misma razón que mucha gente considera que el software privativo es aceptable: ellos juzgan términos puramente prácticos, sin usar la libertad como criterio. Esta gente merece tener su opinión, pero como esas opiniones no provienen de valores que incluyan la libertad, no son una guía para aquellos de nosotros que sí valoramos la libertad.

Por favor difunda este asunto. Nosotros continuamos perdiendo manuales a favor de las editoriales privativas. Si difundimos que los manuales privativos no son suficientes, quizá la siguiente persona que quiera ayudar a GNU escribiendo documentación se dará cuenta, antes de que sea muy tarde, que ante todo debe hacerla libre.

Podemos también alentar a las editoriales comerciales a vender manuales libres, cubiertos por copyleft, en vez de manuales privativos. Una forma en que puede ayudar es comprobando las cláusulas distribución del manual antes de adquirirlo, y que los manuales cubiertos por copyleft tengan preferencia sobre los que no estén cubiertos por el copyleft.

[Nota: Ahora tenemos una página web con una lista de todos los libros libres de otras editoriales].

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba