English [en]   العربية [ar]   català [ca]   Česky [cs]   Deutsch [de]   español [es]   français [fr]   italiano [it]   日本語 [ja]   polski [pl]   português do Brasil [pt-br]   română [ro]   русский [ru]   српски [sr]   Türkçe [tr]  

¡Conozca personalmente a los colaboradores de GNU en el GNU Hackers' Meeting!

La 8.ª edición del GNU Hackers' Meeting tendrá lugar en Múnich, Alemania, del 15 al 17 de agosto de 2014. Durante esos tres días habrá charlas sobre los nuevos programas de GNU, el estado del sistema operativo GNU y otras novedades de la comunidad del software libre.

Regístrese ya para reservar su lugar.

Esta es una traducción de la página original en inglés.

Palabras y frases confusas que vale la pena evitar

Existen varias palabras y frases que recomendamos evitar, al menos en ciertos contextos y usos. Algunas son ambiguas o engañosas; otras implican un punto de vista con el que no estamos de acuerdo, y esperamos que uested tampoco lo esté..

Otros textos para leer | «Alternativo» | «Tipo BSD» | «Cerrado» | «Computación en la nube» | «Comercial» | «Compensación» | «Consumir» | «Consumidor» | «Contenido» | «Creador» | «Bienes digitales» | «Candador digitales» | «Gestión digital de derechos» | «Ecosistema» | «FLOSS» | «Gratuito» | «FOSS» | «Disponible libremente» | «Freeware» | «Regalar software» | «Hacker» | «Propiedad intelectual» | «Sistema LAMP» | «Sistema Linux» | «Mercado» | «Monetizar» | «Reproductor MP3» | «Abierto» | «PC» | «Photoshop» | «Piratería» | «PowerPoint» | «Protección» | «RAND» | «SaaS» | «Vender software» | «Economía del compartir» | «Industria del software» | «Modelo de código» | «Robo» | «Computación confiable» | «Vendedor»

«Alternativo»

No decimos que el software libre es una «alternativa» porque eso llevaría a suponer que el objetivo es que haya software libre y también software privativo. Eso implicaría que el software privativo es legítimo.

Creemos que la única manera ética de distribuir software es que sea software libre. Por tanto, apuntamos a que el software libre sea más que una alternativa. Nuestro objetivo es un mundo en el que todos los programas sean libres para que todos los usuarios lo sean.

«Tipo BSD»

La expresión «licencia de tipo BSD» se presta a confusión porque combina licencias que tienen diferencias importantes entre sí. Por ejemplo, la licencia original BSD con la cláusula de advertencia es incompatible con la General Public Licence de GNU, pero la licencia revisada de BSD es compatible con la GPL.

Para evitar equívocos, es preferible nombrar la licencia específica en cuestión y evitar el término impreciso «tipo BSD».

«Cerrado»

Describir el software que no es libre como «cerrado» se refiere claramente al término «open source» («código abierto»). En el movimiento del software libre, queremos evitar que nos confundan con el «open source», por lo que somos cuidadosos y evitamos los usos que puedan llevar a pensar que somos lo mismo. Por ejemplo, evitamos describir el software que no es libre como «cerrado». Lo llamamos «software que no es libre» o «privativo».

«Computación en la nube»

«Computación en la nube» (o simplemente «nube» en el ámbito informático) es una expresión de marketing que está de moda y no tiene un significado coherente. Se usa para describir actividades diversas cuya única característica en común es que usan Internet para algo más que para transmitir ficheros. Por este motivo, la expresión disemina confusión, y si basamos en ella nuestro razonamiento, será un razonamiento confuso.

Cuando piense en esta expresión o cuando responda a una persona que la ha mencionado, el primer paso es dejar claro de qué se está hablando. ¿En qué situación se ubica lo que está diciendo? ¿Cuál sería el término adecuado y más claro para esa situación? Una vez que el tema se ha formulado con claridad, es posible mantener una conversación coherente.

Uno de los muchos significados de la expresión «computación en la nube» es el almacenamiento de datos en los servicios en línea. En la mayoría de los casos es una insensatez, porque de esa manera el usuario se expone a la vigilancia.

Otro significado (que coincide con el anterior, pero no es lo mismo) es el de «servicio sustitutivo del software» (SaaSS), que le niega el control sobre sus tareas de computación. No se debe usar el SaaSS.

Otro de los significados se refiere al alquiler de un servidor remoto, físico o virtual. Esto es aceptable bajo ciertas circunstancias.

La expresión se refiere también al hecho de acceder a un servidor mediante un dispositivo móvil, lo cual no presenta ninguna cuestión ética en particular.

En su definición de «computación en la nube», el NIST (Instituto Nacional de Estándares y Tecnología) menciona tres situaciones que presentan cuestiones éticas diferentes: software como servicio, plataforma como servicio e infraestructura como servicio. Sin embargo, esa definición no corresponde al uso común de la expresión «computación en la nube» porque no incluye el almacenamiento de datos en los servicios en línea. El software como servicio, tal como lo define el NIST, se asemeja bastante al servicio como sustitutivo del software, que maltrata al usuario, pero los dos conceptos no son equivalentes.

Estas actividades informáticas ni siquiera pertenecen al mismo ámbito de discusión. La mejor manera de evitar la confusión que disemina la expresión «comutación en la nube» es no usar el término «nube» para referirse a la informática. Refiérase a la circunstancia de la que está hablando utilizando un término específico.

Curiosamente, Larry Ellison, un programador de software privativo, también se percató de la vaguedad del término «computación en nube». Aún así decidió usar la expresión porque, como programador de software privativo, no está motivado por los mismos ideales que nosotros.

«Comercial»

No utilice el término «comercial» como sinónimo de «no es libre», ya que esto crea confusión respecto a dos temas completamente diferentes.

Un programa es comercial si es desarrollado como una actividad económica. Un programa comercial puede ser libre o no serlo, dependiendo de su modalidad de distribución. Del mismo modo, un programa desarrollado por una escuela o un particular puede ser libre o no serlo, dependiendo de su modalidad de distribución. Las preguntas «¿quién es la entidad que desarrolló el programa?» y «¿qué libertades tienen los usuarios?» son dos cosas independientes.

Durante la primera década del movimiento del software libre, los paquetes de software libre casi nunca eran comerciales. Los componentes del sistema operativo GNU/Linux fueron programados por personas u organizaciones sin ánimo de lucro, como la FSF y algunas universidades. Más adelante, en los años 90, empezó a aparecer el software libre comercial.

El software libre comercial es una contribución a nuestra comunidad, por lo que debemos promoverlo. Sin embargo, las personas que crean que «comercial» significa que «no es libre», tenderán a pensar que la combinación «libre comercial» se contradice y descartarán esa posibilidad. Procuremos no usar la palabra «comercial» en ese sentido.

«Compensación»

Hablar de «compensación para los autores» en relación con el copyright implica suponer que: (1) el copyright existe para el bien de los autores y (2) cada vez que leemos algo contraemos una deuda con el autor, por lo que le debemos pagar. La primera suposición es simplemente falsa, y la segunda es indignante.

La expresión «compensar a los titulares de los derechos» es otro ardid para hacernos suponer que significa «pagarle a los autores»; ocasionalmente así es, pero la mayoría de las veces se refiere a un subsidio destinado a las mismas compañías editoriales que nos están imponiendo leyes injustas.

«Consumir»

«Consumir» se refiere a lo que hacemos con los alimentos: los ingerimos y los usamos de modo que se extinguen. Por analogía usamos el mismo término para referirnos a otras cosas cuyo uso provoca su extinción. Pero decir que se «consume» información, música, libros, software, etc., es erróneo porque en esos casos el uso no provoca la extinción.

¿Por qué se está extendiendo este uso perverso? Probablemente algunas personas sienten que el uso de un término de moda en el campo de la economía les dona cierta sofisticación. Sin embargo, la economía a la que implícitamente se refieren es inapropiada para la actividad de la que están hablando. Otros pueden hacerlo con la intención de limitar la discusión a un punto de vista económico, rechazando otras perspectivas como las cuestiones éticas y sociales, lo cual denota una mentalidad cerrada.

Véase también la siguiente entrada.

«Consumidor»

El término «consumidor», cuando se usa para referirse a quienes realizan tareas de computación, está cargado de una serie de suposiciones que debemos rechazar. Una grabación no se consume cuando se reproduce, tampoco se consuma un programa informático al ejecutarlo.

Los términos «productor» y «consumidor» provienen de la economía y se refieren a productos materiales. Por lo tanto, su uso trae como consecuencia que la gente aplique erróneamente todo lo que saben acerca de la economía de los productos materiales que no se pueden copiar a los datos digitales que en cambio sí se pueden copiar. Por supuesto, este es exactamente el error que los desarrolladores de software privativo quieren que la gente cometa.

Además, describir a los usuarios de software como «consumidores» presupone que están inevitablemente limitados a seleccionar únicamente los «productos» que están disponibles en el «mercado» Este modo de pensar no admite la idea de que los usuarios pueden ejercer el control del software que utilizan.

Este modo de pensar limitado con relación a la idea de «consumadores» da lugar a atrocidades tales como la Consumer Broadband and Digital Television Promotion Act (CBDTPA) («Ley de promoción del ancho de banda y la televisión digital para consumidores). En dicha ley se propuso la obligatoriedad de implementar mecanismos para la gestión digital de restricciones (DRM) en todos los dispositivos digitales. Si todo lo que hacen los usuarios es «consumir», ¿por qué se oponen?

La superficial visión económica que define a los usuarios como «consumidores» tiende a ir de la mano con la idea de que los trabajos publicados son mero «contenido».

Para describir a las personas que no se limitan al uso pasivo de obras, sugerimos usar términos tales como «particulares» o «ciudadanos», nunca «consumidores».

El problema que presenta el uso del término «consumidor» ha sido señalado anteriormente.

«Contenido»

[Nota sobre la traducción: en la versión original se hace referencia a los dos significados del término «content» en inglés: «contento» y «contenido». Este juego de palabras se ha dejado de lado en la traducción por carecer de sentido en español.]

Utilizar esta palabra para describir obras de autor, literarias o de otro tipo, refleja una actitud que se debería evitar. Cuando se habla de «contenido» se contempla la obra como una mercancía destinada a llenar un paquete y producir ganancias. De hecho, se menosprecian las propias obras.

Quienes utilizan este término son generalmente los editores, que buscan incrementar el poder del copyright en nombre de los autores («creadores», como ellos los llaman) de las obras. El término «contenido» revela su verdadera actitud hacia las obras y los autores (véase la carta abierta de Courtney Love a Steve Case y buscar por «content provider» en esa página. Lamentablemente, la señorita Love no se ha dado cuenta de que el término «propiedad intelectual» también es sesgado y confuso).

Sin embargo, mientras otras personas usen el término «content provider» [proveedor de contenidos, o de «contento»], los disidentes políticos bien podrían referirse a sí mismos como «malcontent providers» [proveedores de «descontento»].

El término «gestión de contenidos» se lleva el premio a la vaguedad. «Contenido» significa «algún tipo de información», y en este contexto «gestión» significa «hacer algo con ella». Entonces, un «sistema de gestión de contenidos» es un sistema para hacer algo con algún tipo de información, y esta descripción se ajusta prácticamente a todos los programas informáticos.

En la mayoría de los casos, este término en realidad se refiere a un sistema para actualizar las páginas de un sitio web. Para ese fin recomendamos utilizar el término «Sistema de Revisión de sitios Web» (SRW) [o WRS, del inglés Web site Revision System].

«Creador»

Si se utiliza el término «creador» para referirse a los autores, se los compara implícitamente con una deidad («el Creador»). Los editores utilizan este término para elevar la posición moral de los autores por encima de las personas corrientes. El fin que persiguen es otorgar a los autores mayor poder sobre el copyright, de modo que los editores puedan ejercer ese poder en nombre de los autores. Recomendamos decir «autor», aunque en muchos casos lo que realmente se desea expresar es «titular del copyright». Estos dos términos no son equivalentes, a menudo el titular del copyright no es el autor.

«Bienes digitales»

El término «bienes digitales», aplicado a las copias de obras con autoría, los equipara con bienes físicos que no pueden copiarse y, por consiguiente, tienen que ser fabricados en cantidad y vendidos. Esta metáfora alienta a las personas a considerar las cuestiones del software y libre y otras obras digitales en base a sus puntos de vista e impresiones sobre los bienes físicos. Además, encuadra el tema en términos que pertenecen al área de la economía, cuyos valores superficiales y limitados no incluyen la libertad y la comunidad.

«Candados digitales»

Hay quienes usan la expresión «candados digitales» para criticar la Gestión Digital de Restricciones (DRM). El problema con esta expresión es que no indica claramente lo mala que es la tecnología DRM. Quienes adoptaron la expresión no se dieron cuenta.

Los candados no son necesariamente opresivos o dañinos. Es probable que tengamos varios de ellos, y que también poseamos las llaves o las claves; pueden ser útiles o molestos, pero no nos oprimen, porque tenemos la posibilidad de abrirlos y cerrarlos.

El DRM es como un candado que alguien nos pone, negándose a darnos la llave; en otras palabras, son como esposas. Por tanto, la expresión más clara es «esposas digitales», no «candados digitales».

Varias campañas opositoras han optado por usar el término desacertado «candados digitales». Para regresar a la ruta correcta, tenemos que insistir firmemente en corregir el error. La FSF puede apoyar una campaña que se oponga al uso de «candados digitales», siempre y cuando estemos de acuerdo con los principios básicos. Sin embargo, cuando declaramos nuestro apoyo, reemplazamos notablemente esa expresión por «esposas digitales» y explicamos las razones.

«Gestión digital de derechos»

La «gestión digital de derechos» (que se abrevia «DRM», del inglés «Digital Rights Management») se refiere a mecanismos técnicos diseñados para imponer restricciones a los usuarios de computadoras. El uso de la palabra «derechos» en esa expresión es propaganda; lo que se pretende es inducirle a usted, sin que se dé cuenta, a que vea el asunto desde el punto de vista de los pocos que imponen las restricciones, llevándole a ignorar al público en general, que es a quien se imponen tales restricciones.

Buenas alternativas son «Gestión digital de restricciones» y «esposas digitales».

Apúntese para apoyar nuestra campaña para abolir el DRM.

«Ecosistema»

No es recomendable describir la comunidad de software libre, o cualquier otra comunidad humana, como un «ecosistema», ya que este término implica la ausencia de juicio ético.

El término «ecosistema» lleva el significado implícito de observar sin emitir un juicio: no pregunte qué debería ocurrir, simplemente estudie y comprenda lo que sucede. En un ecosistema, algunos organismos consumen otros organismos. En ecología, no nos cuestionamos si es correcto que un búho se coma a un ratón, o que un ratón se coma una semilla. Nos limitamos a observar lo que hacen. La población de las especies crece o disminuye según las condiciones; esto no es ni bueno ni malo, es un mero fenómeno ecológico, inclusive cuando se llega a la extinción de una especie.

En cambio quienes adoptan una postura ética ante su entorno pueden tomar decisiones para conservar cosas que, sin su intervención, podrían desaparecer, como por ejemplo la sociedad civil, la democracia, los derechos humanos, la paz, la salud pública, un cima estable, el aire y las aguas no contaminados, las especies en peligro de extinción, las artes tradicionales… y la libertad de los usuarios de computadoras.

«FLOSS»

El término «FLOSS», sigla de Free/Libre and Open Source Software, se ideó como una forma de expresar neutralidad frente al software libre y el código abierto. Si su objetivo es la neutralidad, usar «FLOSS» es la mejor manera de ser neutral. Pero si lo que usted desea es mostrar que defiende la libertad, no utilice un término neutral.

«Gratuito»

Si quiere decir que un programa es software libre, no diga que está disponible «gratuitamente». Este término significa específicamente «sin precio alguno». El software libre es una cuestión de libertad, no de precio.

Las copias de software libre frecuentemente están disponibles gratuitamente, por ejemplo, si se descargan por FTP. Pero las copias de software libre también se pueden comprar en formato CD-ROM. Mientras tanto, las copias de software privativo están disponibles gratuitamente, a veces mediante promociones, y algunos paquetes privativos suelen estar a disposición de ciertos usuarios sin coste alguno.

Para evitar confusión, puede decir que el programa está disponible «como software libre».

«FOSS»

El término «FOSS», sigla de Free and Open Source Software, se ideó como una forma de expresar neutralidad frente al software libre y el código abierto, pero en realidad no es eso lo que se logra. Si su objetivo es ser neutral, «FLOSS» es una mejor opción. Pero si lo que usted desea es mostrar que defiende la libertad, no utilice un término neutral.

«Disponible libremente»

No use «disponible libremente» como un sinónimo de «software libre», ya que no son términos equivalentes. Un software está «disponible libremente» cuando es posible conseguir una copia fácilmente. El «software libre» se define en los términos de la libertad de los usuarios que tienen una copia. Son respuestas a diferentes preguntas.

«Freeware»

No use el término «freeware» como sinónimo de «software libre» [Nota del Traductor: en inglés, «freeware» podría confundirse con software libre, «free» puede significar libre o gratuito]. El término «freeware» se usaba a menudo en los años 80 para programas de los que sólo se liberaban los ejecutables, sin el código fuente disponible. Hoy en día no tiene una definición particular consensuada.

Cuando se usen idiomas distintos del inglés, evite tomar prestados términos ingleses, tales como «free software» o «freeware». Es preferible traducir el término «free software» a su idioma.

Usando una palabra en su propio idioma, demuestra que se está refiriendo realmente a la libertad y no sólo repitiendo algún misterioso concepto extranjero de marketing. La referencia a la libertad puede, en principio, resultar extraña o chocante a las personas que hablen su lengua, pero una vez que vean lo qué significa exactamente, entenderán de qué trata el asunto.

«Regalar software»

Usar el término «regalar» para expresar la «distribución de un programa como software libre» puede llevar a confusión, de la misma manera que decir «gratuito», ya que implica que el problema radica en el precio y no en la libertad. Una forma de evitar dicha confusión es decir «disponible como software libre».

«Hacker»

Un hacker es alguien que disfruta jugando con la inteligencia (texto en inglés), no necesariamente con computadoras. Los programadores en la antigua comunidad de software libre del MIT de los años 60 y 70 se hacían llamar hackers. Alrededor de 1980, los periodistas que descubrieron la comunidad hacker tomaron equivocadamente el término utilizándolo para denominar a «alguien que burla la seguridad».

No difunda este error. Las personas que burlan la seguridad de un sistema son «crackers».

«Propiedad intelectual»

A los editores y abogados les gusta describir el copyright como «propiedad intelectual», un término que también se aplica a patentes, a marcas registradas y a otras áreas legales más difusas. Estas leyes tienen tan poco en común y difieren tanto entre sí, que no es conveniente generalizarlas. Es preferible hablar específicamente sobre «derechos de autor», «patentes» o «marcas registradas».

El término «propiedad intelectual» esconde en su significado que la forma de pensar sobre todos estos asuntos tan dispares está basada en una semejanza con los objetos físicos, y nosotros los concebimos como una propiedad física.

Cuando se trata de copiar, esta analogía no atiende a la diferencia crucial entre los objetos materiales y la información: la información puede ser copiada y compartida casi sin esfuerzo, mientras que los objetos materiales no se pueden copiar de esa manera.

Para evitar difundir prejuicios y confusiones innecesarias sobre este término, es preferible tomar una decisión firme: no hablar o ni siquiera pensar en términos de «propiedad intelectual».

La hipocresía de llamar «derechos» a estos poderes está comenzando a avergonzar a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

«Sistema LAMP»

«LAMP» significa «Linux, Apache, MySQL y PHP», una combinación frecuente de software para usar en un servidor web; pero «Linux», en este contexto, se refiere, en realidad, al sistema GNU/Linux, por lo tanto, en lugar de «LAMP» debería ser «GLAMP»: «GNU, Linux, Apache, MySQL y PHP».

«Sistema Linux»

Linux es el nombre del núcleo que Linus Torvalds empezó a programar en el año 1991. Un sistema operativo que utilice Linux es básicamente GNU con Linux añadido. Llamar al sistema entero «Linux» es tan injusto como confuso. Es mejor que llame al sistema completo GNU/Linux, tanto para darle crédito al Proyecto GNU como para distinguir entre el sistema entero y el núcleo en sí.

«Mercado»

Es incorrecto describir a los usuarios de software libre, o a los usuarios de software en general, como «mercado».

Esto no quiere decir que en la comunidad del software libre no haya espacio para los mercados. Si usted tiene una empresa de soporte para software libre, entonces tiene clientes y negocia con ellos en un mercado. Mientras respete su libertad, le deseamos éxito en ese mercado.

Pero el movimiento por el software libre es un movimiento social, no un negocio, y el éxito al que apunta no es un éxito de mercado. Tratamos de servir al público dándole libertad, no compitiendo contra un rival en los negocios. Comparar esta campaña por la libertad con un negocio que solo busca el éxito comercial, significa restarle importancia a la libertad y permitir el software privativo.

«Monetizar»

La definición correcta de «monetizar» es «usar algo como moneda». Por ejemplo, en las sociedades humanas se ha monetizado el oro, la plata, el cobre, el papel impreso, algunos tipos especiales de conchas marinas y las rocas grandes. Sin embargo, actualmente existe la tendencia a usar el término de manera diferente, atribuyéndole el significado de «utilizar algo como recurso para obtener ganancias».

Con este uso del término se coloca en primer lugar el beneficio económico, y en segundo lugar la cosa utilizada para obtenerlo. La aplicación de un enfoque de este tipo a un proyecto de software es inaceptable porque si los desarrolladores llegaran a determinar que hacer que el programa sea libre no aportaría ganancias suficientes, esto los induciría a hacer el programa privativo.

Una empresa productiva y ética puede sin duda ganar dinero, pero si subordina todo lo demás al beneficio económico, difícilmente seguirá siendo ética.

«Reproductor MP3»

A finales de los años noventa se logró fabricar reproductores de audio digital portátiles de estado sólido. La mayoría soporta el codificador patentado MP3, pero no todos. Algunos soportan los codificadores de audio no patentados Ogg Vorbis y FLAC, e incluso pueden no soportar los archivos codificados con MP3, precisamente para evitar las patentes. Llamar dichos dispositivos «reproductores MP3» no es sólo confuso, sino que además privilegia el MP3, que deberíamos rechazar. Sugerimos los términos «reproductor de audio digital» o, simplemente, «reproductor de audio», si el contexto lo permite.

«Abierto»

Evite usar el término «abierto» o «código abierto» («open source») como sustitutos de «software libre», ya que esos términos se refieren a un punto de vista diferente basado en valores diferentes. El software libre es un movimiento político, mientras que el código abierto es un modelo de desarrollo. Cuando nos referimos al código abierto, es correcto usar su nombre. No emplee ese término para etiquetar nuestro trabajo o a nosotros, pues conduce a que la gente piense que compartimos las ideas de ellos.

«PC»

Está bien usar la abreviatura «PC» para referirse a un cierto tipo de hardware de computadoras. Pero no la use para dar a entender que la computadora está ejecutando Microsoft Windows. Si instala GNU/Linux en la misma computadora, sigue siendo un PC.

La expresión «WC» (del inglés «Windows Computer») se sugirió para denominar a una computadora que ejecuta Windows.

«Photoshop»

Por favor evite usar el término «Photoshop» para expresar cualquier tipo de manipulación de fotografías o de edición de imágenes en general. Photoshop es solo el nombre de un programa privativo específico para edición de imágenes, el cual debe evitarse precisamente por ser privativo. Existen infinidad de programs libres para la edición de imágenes, tales como GIMP.

«Piratería»

Los editores utilizan a menudo la palabra «piratería»para referirse a las copias que ellos no permiten. De este modo, sugieren que, en cuestiones de ética, equivale a abordar barcos en alta mar y secuestrar y asesinar a la gente que viaja en ellos. Basados en dicha propaganda, han logrado que la mayoría de las leyes de todo el mundo prohíban la copia en la mayoría o en todas las circunstancias, según el caso, y siguen presionando para seguir restringiendo de forma más estricta.

Si usted no cree que copiar sin la autorización del editor sea sinónimo de secuestrar y asesinar, es preferible que no utilice la palabra «piratería» para describirlo. Existen términos neutrales que se pueden usar en lugar del anterior, como «copia no autorizada» o «copia prohibida» (para una situación que sea ilegal). Algunos de nosotros incluso podríamos preferir un término positivo, tal como «compartir información con el prójimo».

En los Estados Unidos, un juez que presidía un juicio sobre violación de copyright reconoció que «piratería» y «robo» son términos peyorativos.

«PowerPoint»

Por favor evite el término «PowerPoint» para referirse a cualquier tipo de presentación de diapositivas. «PowerPoint» es solo el nombre de un programa privativo que sirve para realizar presentaciones. Por el bien de su libertad, utilice únicamente software libre para realizar presentaciones. Hay varias opciones que se pueden recomendar, por ejemplo la clase beamer de TeX y el Impress de LibreOffice.org.

«Protección»

A los abogados de los editores les encanta usar el término «protección» para describir el copyright. Esta palabra lleva implícito en su significado que se evite la destrucción o el sufrimiento. Por consiguiente, impulsa a la gente a identificarse con el dueño y con el editor, quienes se benefician del copyright, en lugar de identificarse con los usuarios, que son quienes sufren la restricción.

Resulta fácil evitar la palabra «protección» usando términos neutrales en su lugar. Por ejemplo, en vez de «la protección del copyright permanece vigente durante un tiempo muy prolongado» puede decir «el copyright permanece vigente durante un tiempo muy prolongado».

Del mismo modo, en lugar de decir «protegido por los derechos de autor», se puede decir «cubierto por los derechos de autor», o simplemente «con derechos de autor».

Si se quiere criticar el copyright en lugar de adoptar una posición neutral, se puede usar el término «restricciones por copyright». Se puede decir «las restricciones por copyright permanecen vigentes durante un tiempo muy prolongado».

El término «protección» también se utiliza para describir acciones malintencionadas. Por ejemplo, «protección de copia» es una acción que interfiere en la copia. Desde el punto de vista del usuario, esto es un impedimento. Por eso, podemos llamar a esta característica «impedimento de copia», con más frecuencia se le denomina sistema de gestión de restricciones (DRM, por sus siglas en inglés). Véase la campaña Defective by Design.

«RAND (siglas en inglés para «razonable y no discriminatorio»)

Existen organismos de estandarización que promulgan estándares restringidos por patentes que prohíben el software libre. Estos organismos suelen tener una política para obtener licencias de patentes que requieren una tarifa fija por copia de un programa que cumpla con ciertas condiciones. A menudo, se refieren a dichas licencias con el término «RAND», que quiere decir «razonable y no discriminatorio» (del inglés «reasonable and non-discriminatory»).

Este término encubre un tipo de licencia de patentes que normalmente no es ni razonable ni no discriminatorio. Es cierto que estas licencias no discriminan a personas específicas, pero sí discriminan a la comunidad del software libre y eso las hace irracionales. Por ende, la mitad del término «RAND» es engañosa y la otra mitad está llena de prejuicios.

Los organismos de estandarización deberían reconocer que estas licencias son discriminatorias y, por tanto, deberían dejar de describirlas como «razonable y no discriminatorias» o «RAND». Hasta que lo hagan, los escritores que no apoyen la indiferencia de los organismos harían bien en rechazar este término. Aceptarlo y usarlo solamente porque las compañías dueñas de las patentes han hecho uso generalizado del término, no es más que permitir que las mismas dictaminen los puntos de vista que usted expresa.

Sugerimos el término «tarifa única uniforme», o «UFO» en sus siglas en inglés, para reemplazarlo. Es más preciso porque la única condición en estas licencias es la tarifa uniforme por los derechos de autor.

«SaaS» o «Software como servicio»

Solíamos decir que el «SaaS» (siglas en inglés de «Software como servicio») es una injusticia, pero luego descubrimos que existe una gran variedad de opiniones con respecto a las actividades que se consideran SaaS. De modo que acuñamos otra expresión, «Servicio como sustitutivo del software», o «SaaSS». Esta nueva expresión tiene dos ventajas: nunca antes se había usado, por lo que nuestra definición resulta ser la única, y explica en qué consiste la injusticia.

Para obtener información sobre este tema, consulte el artículo ¿A quién sirve realmente ese servidor?.

En español seguimos usando la expresión «software como servicio» porque el juego de palabras humorístico «software como ser vicio» es demasiado bueno como para dejarlo de lado.

«Vender software»

El término «vender software» es ambiguo. En un sentido estricto, intercambiar una copia de un programa libre por una suma de dinero equivale a vender el programa, y no hay nada de malo en ello. Sin embargo, las personas suelen asociar el término «vender software» con las restricciones del software privativo en cuanto al uso que se vaya a hacer del software tras haberlo comprado. Para ser más preciso y evitar la confusión, puede decir «distribuir copias de un programa a cambio de un precio» o «imponer restricciones privativas al uso de un programa».

Para obtener más información sobre este tema, véase vender software libre.

«Economía del compartir»

A menudo se usa la expresión «economía del compartir» o «economía compartida» para hacer referencia a servicios tales como Uber y Airbnb, que se ocupan de coordinar acuerdos comerciales entre las personas. Nosotros utilizamos el término «compartir» para referirnos a la cooperación sin fines comerciales, como la redistribución no comercial de copias exactas de obras publicadas. Forzar el alcance del término «compartir» socava su significado, por lo que no lo usamos en esos contextos.

Una expresión más adecuada para estos tipos de actividades comerciales es «intermediarios de transacciones entre iguales».

«Industria del software»

El término «industria del software» incita a las personas a imaginar que el software siempre es desarrollado por una especie de fábrica y luego se entrega a los »consumidores». La comunidad de software libre demuestra que esto no es así. Los negocios de software existen, y varios negocios programan software que puede ser libre o puede que no lo sea, pero aquellos que desarrollan software libre no funcionan como fábricas.

El término «industria» está siendo utilizado como propaganda por los defensores de las patentes de software. Ellos llaman «industria» al desarrollo de software y se basan en esta idea para argumentar que deberían estar sujetos a monopolios de patentes. El Parlamento Europeo, que rechazó las patentes de software en 2003, votó por definir «industria» como «producción automatizada de bienes materiales».

«Modelo de código»

En la Wikipedia se usa la expresión «modelo de código» (source model) de forma confusa y ambigua. Aparentemente se refiere a la manera en que se distribuye el código fuente de un programa, pero en el texto esto se confunde con el método de desarrollo. Se hace una distinción entre el «código abierto» (open source) y el «código compartido» (shared source), pero ambos conceptos se sobreponen: Microsoft usa la segunda expresión como herramienta de marketing para referirse a una vasta gama de prácticas, algunas de las cuales son «open source». De modo que esta expresión en realidad no proporciona ninguna información coherente; más bien, ofrece la oportunidad de hablar de «open source» en las páginas donde se describen programas de software libre.

«Robo»

Quienes apoyan una forma represiva y demasiado estricta de copyright a menudo usan palabras como «robo» y «hurto» para referirse a la violación del copyright. Es una farsa, pero esperan que se tome como una verdad objetiva.

En el sistema legal estadounidense la violación del copyright no constituye robo. Las leyes sobre el robo no se aplican a las violaciones del copyright. Quienes apoyan una forma represiva de copyright están apelando a las autoridades y malinterpretando lo que la misma autoridad dice.

Para rebatir, indique el siguiente caso real, un ejemplo de lo que se puede describir correctamente como «robo del copyright».

La copia no autorizada está prohibida bajo la ley de copyright en muchas circunstancias (¡no en todas!), pero el hecho de que esté prohibido no hace que sea una cosa mala. En general las leyes no definen lo que es bueno o lo que es malo. Las leyes, como máximo, intentan administrar justicia. Si las leyes (su implementación) no se ajustan a lo que para nosotros es bueno o malo (lo específico), lo que se debería cambiar son las leyes.

En los Estados Unidos, un juez que presidía un juicio sobre violación de copyright reconoció que «piratería» y «robo» son términos peyorativos.

«Computación confiable»

La «computación confiable» es el nombre propuesto para un esquema que rediseña las computadoras, de modo que los programadores de aplicaciones pueden confiar en que su computadora les obedecerá a ellos en vez de a usted. Desde el punto de vista de dichos programadores, la computadora es «de confianza»; desde el suyo, es «traicionera».

«Vendedor»

No use el término «vendedor» para referirse de manera general a cualquiera que desarrolle o empaquete software. Muchos programas informáticos se desarrollan con el objetivo de vender copias y sus programadores son, por tanto, sus vendedores. Algunos paquetes de software libre también se programan con ese fin. Sin embargo, muchos programas son desarrollados por voluntarios u organizaciones que no pretenden vender copias del mismo. Estos programadores no resultan ser vendedores, del mismo modo que solo algunos de los empaquetadores de las distribuciones GNU/Linux son vendedores. En su lugar, recomendamos «proveedor» como término general.


Este ensayo está publicado en el libro Software libre para una sociedad libre: Selección de ensayos de Richard M. Stallman.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba