English [en]   العربية [ar]   български [bg]   català [ca]   Deutsch [de]   ελληνικά [el]   español [es]   فارسی [fa]   français [fr]   עברית [he]   hrvatski [hr]   italiano [it]   日本語 [ja]   മലയാളം [ml]   Nederlands [nl]   polski [pl]   português do Brasil [pt-br]   русский [ru]   Shqip [sq]   தமிழ் [ta]   українська [uk]   Oʻzbekcha [uz]  

Meet the GNU contributors in person at the GNU Hackers' Meeting!

The 8th GNU Hackers' Meeting takes place in Munich, Germany from 15–17 August 2014. It spans three days, and comprises talks about new GNU programs, status of the GNU system and news from the free software community.

Register now to secure your place.

Educaciónen profundidad → Por qué las escuelas deben usar exclusivamente software libre

Esta es una traducción de la página original en inglés.

Por qué las escuelas deben usar exclusivamente software libre

por Richard Stallman

Las actividades relacionadas con la educación (incluyendo las escuelas) tienen el deber moral de enseñar únicamente software libre.

Todos los usuarios de ordenadores deben insistir en que el software sea libre: el software libre otorga a los usuarios la libertad de controlar sus propios ordenadores; con el software privativo, en cambio, el programa hace lo que el propietario o el programador quiere que haga, no lo que el usuario desea. El software libre también le da a los usuarios la libertad de cooperar unos con otros y llevar una vida honrada. Estas razones se aplican tanto a las escuelas como a cualquier persona, aunque el propósito de este artículo es plantear los motivos adicionales que interesan específicamente a la educación.

El software libre supone un ahorro económico para las escuelas, pero este es un beneficio secundario. El ahorro es posible porque el software libre le da a las escuelas, igual que a cualquier otro usuario, la libertad de copiar y redistribuir el software. Así, el sistema educativo puede entregar una copia del programa a todas las escuelas, y cada una de ellas puede instalarlo en todos los ordenadores que posea sin estar obligada a pagar por ello.

Es un beneficio útil, pero nos negamos firmemente a ponerlo en primer lugar porque resulta superficial cuando se compara con las más importantes cuestiones éticas que están en juego. Implementar el uso de software libre en las escuelas es mucho más que una manera de «mejorar» un poco la educación, se trata más bien de reemplazar una educación mala por una buena. Analicemos entonces las cuestiones más profundas.

Las escuelas tienen una misión social: enseñar a los alumnos a ser ciudadanos de una sociedad fuerte, capaz, independiente, solidaria y libre. Deben promover el uso de software libre al igual que promueven la conservación y el voto. Enseñando el software libre, las escuelas pueden formar ciudadanos preparados para vivir en una sociedad digital libre. Esto ayudará a que la sociedad entera se libere del dominio de las megacorporaciones.

Enseñar el uso de un programa que no es libre equivale, por el contrario, a inculcar la dependencia, lo cual se opone a la misión social de las escuelas. Las escuelas no deben hacerlo, nunca.

En fin de cuentas, ¿por qué algunos programadores de software privativo ofrecen a las escuelas copias gratuitas(1) de programas que no son libres? Porque quieren usar a las escuelas para imponer la dependencia de sus productos, tal como las tabaqueras distribuyen cigarrillos gratuitos a los niños en edad escolar(2). No entregarán copias gratuitas a los estudiantes una vez que se hayan graduado, como así tampoco a las empresas para las cuales trabajarán.

El software libre permite a los alumnos aprender cómo funciona el software. Algunos alumnos son programadores natos, de adolescentes anhelan aprender absolutamente todo sobre los ordenadores y el software. Manifiestan una intensa curiosidad por leer el código fuente de los programas que usan a diario.

El software privativo repudia esta sed de conocimiento y sostiene: «El conocimiento que buscas es secreto, ¡aprender está prohibido!». El software privativo es enemigo de la educación, de manera que no se lo debe aceptar en una escuela, excepto para someterlo a la ingeniería inversa.

El software libre anima a todos a aprender. La comunidad del software libre rechaza el «sacerdocio de la tecnología», que mantiene al público en general en la ignorancia acerca del funcionamiento de la tecnología; animamos a los estudiantes de cualquier edad y situación a que lean el código fuente y aprendan todo lo que deseen saber.

Las escuelas que utilicen software libre contribuirán al progreso de los alumnos más brillantes en programación. ¿De qué manera los programadores natos aprenden a convertirse en buenos programadores? Tienen que leer y comprender el código de programas reales que la gente de hecho usa. La manera de aprender a escribir código bueno y claro es leyendo y escribiendo mucho código. Únicamente el software libre ofrece esta posibilidad.

¿Cómo se aprende a escribir código para programas grandes? Escribiendo muchas modificaciones para programas grandes que ya existen. El software libre lo permite, el software privativo lo prohíbe. Cualquier escuela puede ofrecer a sus alumnos la posibilidad de aprender el oficio de la programación con excelencia, pero únicamente las escuelas que enseñan el software libre pueden hacerlo.

La razón más profunda para utilizar software libre en las escuelas es la educación moral. Esperamos que las escuelas enseñen hechos básicos y habilidades útiles, pero esa es solo una parte de su función. La tarea fundamental de las escuelas es enseñar a ser buenos ciudadanos, incluyendo el hábito de ayudar a los demás. En el ámbito informático, esto se traduce en enseñar a compartir el software. Las escuelas, a partir del jardín infantil, deberían decirle a sus alumnos: «Si traéis software a la escuela, debéis compartirlo con los demás niños. Y debéis mostrar el código fuente en clase, por si alguien quiere aprender. Por lo tanto, no está permitido traer a la escuela software que no sea libre, a menos que sirva para hacer algún trabajo de ingeniería inversa».

Por supuesto, la escuela debe practicar lo que predica: debe llevar únicamente software libre al aula (excepto lo que sirva para la ingeniería inversa), y debe compartir con los alumnos copias acompañadas del código fuente, de modo que los alumnos puedan copiarlo, llevárselo a casa y redistribuirlo.

Enseñar a los alumnos a utilizar software libre y a participar en la comunidad del software libre es una lección cívica llevada a la práctica. También les enseña que el modelo a imitar es el del servicio público y no el de los grandes magnates. Las escuelas de todos los niveles deben utilizar software libre.

Si usted está relacionado de alguna manera con una escuela (por ejemplo como estudiante, docente, empleado, administrador, donante, padre o madre), es su responsabilidad promover una campaña para que la escuela migre al software libre. Si una propuesta individual no diera buenos resultados, trate el tema públicamente en esas comunidades, es el mejor modo de sensibilizar a más personas acerca de la cuestión y conseguir aleados para la campaña.

  1. Advertencia: puede que la escuela que acepte un ofrecimiento de este tipo tenga que pagar bastante por las actualizaciones.
  2. En 2002 la empresa tabaquera RJ Reynolds fue multada con 15 millones de dólares por entregar muestras gratuitas de tabaco en eventos frecuentados por menores. Véase http://www.bbc.co.uk/worldservice/sci_tech/features/health/tobaccotrial/usa.htm.

[Logotipo de la FSF]«Nuestra misión es preservar, proteger y promover la libertad de usar, estudiar, copiar, modificar y redistribuir programas de ordenador, así como defender los derechos de los usuarios de software libre.»

La Free Software Foundation es la principal organización que patrocina el Sistema Operativo GNU. Apoye a GNU y la FSF mediante la compra de manuales y otros artículos, uniéndose a la FSF como miembro asociado o haciendo una donación, ya sea directamente a la FSF o mediante Flattr.

volver arriba